lunes, 27 de enero de 2014

La presencia de la poesía: José Emilio Pacheco



José Emilio Pacheco (1939-2014)


Presencia


¿Qué va a quedar de mí cuando me muera

sino esta llave ilesa de agonía,
estas pocas palabras con que el día,
dejó cenizas de su sombra fiera?


¿Qué va a quedar de mí cuando me hiera
esa daga final? Acaso mía
será la noche fúnebre y vacía
que vuelva a ser de pronto primavera.


No quedará el trabajo, ni la pena
de creer y de amar. El tiempo abierto,
semejante a los mares y al desierto,

ha de borrar de la confusa arena

todo lo que me salva o encadena.
Mas si alguien vive yo estaré despierto.

miércoles, 15 de enero de 2014

Ni a irse ni a quedarse/ a resistir


                                                                                                                     Juan Gelman
                                                                                                                     (1930 - 2014)


martes, 14 de enero de 2014

El lugar para la evasión

Algunas veces es necesario escapar, y hay textos que ayudan y mucho en esa empresa. Hoy comenta para Libro de arena la novela Tormentas del pasado, de Gabriela Exilart, Laura Passera. El texto ronda sobre los espacios urbanos que en tiempos de revolución permitían la liberación a algunos de los ciudadanos porteños de la situación de agobio en el escenario revolucionario, en evasivas tertulias, fiestas y salones. Allí ocurre una historia de amor.




Por Laura Passera*



Tormentas del pasado, de Gabriela Exiliart, se trata de una historia de amor entre una joven humilde y de pasado turbulento con un joven acomodado de la alta sociedad porteña que participa en la Revolución del Parque de 1890. Si algo me gustó de este libro fue sobre todo la descripción de la época y los personajes. Está tan bien logrado que uno se adentra en ese universo creyendo imposible no participar del mismo cuando alguna pausa nos hace detener la lectura y alzar la vista. Es como si esperáramos vernos rodeados por las mismas cosa, por la misma época de entonces. 
Me parece que estaría bien relacionarlo con la novela de folletín por el tema y los motivos que aparecen, como así también los personajes. 
Es una novela entretenida que por más que recurra a viejas fórmulas de intriga romántica y de captación de la atención del lector, no por ello deja de ser efectiva y logra atraparte. Es un buen escape para evadirse de la realidad un rato. Y ahora que el calor asedia con mucha más razón. Nada como este tiempo pesado de verano para huir al espacio, en comparación, liviano de Tormentas del pasado. Lo recomiendo con fervor.


Tormentas del pasado


Gabriela Exilart















*Laura Passera: es Licenciada en Ciencias de la Comunicación de la UBA, vive en Buenos Aires, y prefiere el invierno al verano.

sábado, 11 de enero de 2014

Encuentros de mundos

Libro de arena no deja de recordar las actividades realizadas durante el 2013. Hoy comparte las imágenes de un taller de encuadernación realizado en el Centro Cultural Copello que combinó cocina y literatura y tuvo como excusa las Crónicas de Narnia, de C. S. Lewis, para que los chicos se entusiasmaran con la propuesta. ¡Y se entusiasmaron, ahí está la sonrisa poblando sus caras!



El menú de Narnia

En noviembre pasado, los chicos del taller de cocina del Centro Cultural Copello conmemoraron a C.S. Lewis de la mejor manera: un ágape y creatividad.
Para celebrar la figura del escritor de Las crónicas de Narnia, y también para despedir el último encuentro de cocina, los chicos confeccionaron y decoraron un pequeño libro para sus próximas aventuras gastronómicas. Un cuadernito personalizado para atesorar sus recetas, sus relatos de verano, sus dibujos, en fin, sus mundos imaginarios a la manera de Narnia.
Luego, ¡no podía faltar la comida del taller de cocina! La profe Raquel llevó sus delicias como siempre. 







viernes, 10 de enero de 2014

A no callar

El verano y sus días tórridos no hacen mella en los lectores de Libro de arena, que siguen apuntando sus impresiones de lectura sobre los libros que no pueden parar de leer. Hoy comparte su lectura Laura Bernadou sobre El silencio de Horacio Verbitsky, que hace un recorrido sobre las relaciones de la iglesia con la Escuela de mecánica de la armada.



Por Laura Bernadou

El libro El Silencio, de Horacio Verbitsky cuenta la relación que mantuvo la Iglesia con el gobierno de facto durante la última dictadura militar, especificando el rol que cumplieron determinados personajes, que hoy en día ocupan altos cargos dentro de la institución. Sin duda lo que más llamó mi atención fueron aquellos detalles de la historia que desconocía. Pero además la forma en que el autor propone los hechos, intercalando pasado y presente, lo que permite dar cuenta de una forma mucho más palpable cómo lo ocurrido deja consecuencias.
Este es un tema muy trabajado por otros autores y también desde otros soportes como el teatro y el cine. Tal vez la diferencia que encuentro en este caso, es que este libro se encarga de acusar a distintos individuos de actos concretos, y eso llama la atención. La individuación con nombre y apellido es un acto de denuncia.
Creo que es una lectura recomendable ya que plantea una visión, de manera accesible, sobre hechos de un pasado reciente de nuestra historia, un pasado que es importante conocer para entender nuestro presente. Quiero agregar que si bien en líneas generales me pareció un buen libro, hay otras posturas sobre el tema y es interesante considerarlas. 



El silencio


Horacio Verbitsky


Buenos Aires, Sudamericana, 2005














*Laura Bernadou: tiene 28 años, es estudiante de Historia y vive en Buenos Aires. 

jueves, 9 de enero de 2014

Episodio radial

El programa Bibliotecas para armar sigue compartiendo en imágenes el trabajo realizado durante el año pasado. En esta oportunidad Libro de arena presenta la crónica del encuentro y las fotografìas de la actividad realizada en en el mes de octubre de 2013 en el centro de día para adultos mayores del CMS "Ameghino", en donde se trabajó a partir del relato radial que Orson Wells hiciera de Guerra de los mundos.





    La fecha era una buena excusa: ese 30 de Octubre se cumplían 75 años de la famosa emisión radial con la que Orson Welles aterrorizó a la ciudad de Nueva York a través de su versión de la novela “La guerra de los mundos”, escrita por H. G. Wells en 1898.  A partir del repaso  de ese episodio, los asistentes al Centro de día para adultos mayores del CSM “Ameghino” pusieron en juego recuerdos, sensibilidad y emociones para rendir un homenaje a la Radio, en general, y a las ficciones que durante décadas llenaron las programaciones de las emisoras y las jornadas de un público que las seguía con pasión.

     Rápidamente surgieron las vivencias: el recuerdo de una madre que se demoraba y hacía llegar tarde al colegio a sus dos hijas para no perderse la radionovela del mediodía,  o del niño que seguía cada capítulo de “Tarzán”. Los actores más famosos, los títulos más resonados, y las frases inmortales (la más popular, claro, “¡Mamarrachito mío!”). Y un comentario de la actriz Hilda Bernard, estrella del género, que despertó la aprobación unánime de los presentes: “La gente soñaba ser como nosotros. Le dábamos magia. Las ficciones de hoy no tienen magia”.

    El próximo paso fue el juego: entonces el radioteatro prestó sus procedimientos para que el grupo creara un apasionante episodio con todos los condimentos del melodrama: traiciones, amor imposible, una madre abnegada… Una creación colectiva que abarcó casi un siglo de memoria, cultura e identidad compartidas.