lunes, 31 de marzo de 2014

Antihéroes


Malos de verdad


Actividad destacada de la semana


El malo de la película: Ciclo de cine y literatura
Un recorrido que aborda variados textos y películas donde “los malos” asumen el rol protagónico para deleitarnos con todo aquello que no nos atrevemos a experimentar.
Presentación del ciclo, narración de un fragmento de Las brujas, de Roald Dahl, por Gabriela Halpern  y discusión y análisis de “Circe”, cuento de Julio Cortázar.


Martes 1 de abril a las 19 hs.
Biblioteca Alberto Gerchunoff
Actividad con inscripción previa:
bibliotecasparaarmar@gmail.com


Programación semanal de Bibliotecas para armar


Jueves 3

Los malvados en los grandes relatos
La narración oral de cuentos es el puntapié para que niños en edad escolar descubran a los célebres, y en muchas ocasiones olvidados, villanos de la literatura universal.
A las 10 hs.
Biblioteca Ciencia y Labor
Actividad destinada a niños de 10 a 12 años.


Dar de Leer: Seminario de animación a la lectura y promoción de la biblioteca
Capacitación para adultos que intenta abrir un espacio a partir del cual los participantes puedan investigar, incorporar y poner en práctica los instrumentos que ofrecen las diferentes manifestaciones artísticas, en su articulación con el diseño de estrategias de animación a la lectura.
A las 17 hs.
Casa Chubut
Actividad con inscripción previa


“Biblioteca Abierta”
El Proyecto Biblioteca Abierta, que lleva a cabo el Programa Bibliotecas para Armar, acompaña de manera activa el trabajo que realizan día a día las Bibliotecas Comunitarias de la Ciudad de Buenos Aires, realizando diversas actividades con el objetivo de promover la lectura y el buen funcionamiento de las bibliotecas.


Lunes 31

Biblioteca Misteriosa Buenos Aires
Hogar San Martín
Av. Warnes 2650, Paternal
A las 8:30 hs.


Jueves 3

Biblioteca Copello
Centro Cultural Barrio Copello
Av. Dellepiane Norte 4900, Barrio Copello
A las 17 hs.


viernes, 28 de marzo de 2014

La voz y el silencio

Una obra es impensable fuera de su relación con su autor, su sociedad, su historia, el conocimiento tácito de sus normas y sus hábitos, de lo que puede ser dicho al mismo tiempo que de lo indecible. Los escritores, los poetas están para quebrar los límites impuestos, para hacer ver estas y otras prohibiciones. Escriben para repensar el silencio. La invitación a leer las reflexiones del escritor mexicano sobre Sor Juana y su obra cierra la semana dedicada a Octavio Paz. Libro de arena propone un inicio, un fragmento del prólogo que el propio autor escribiera en la edición de 1991 a Sor Juana Inés de la Cruz o Las trampas de la fe, para seguir leyendo.



En otras sociedades, por encima de la cofradía anónima de los lectores normales, hay un grupo de lectores privilegiados que se llaman el arzobispo, el inquisidor, el secretario general del Partido, el Politburó. Esos lectores terribles influyeron en sor Juana Inés de la Cruz tanto como sus admiradores. En su Respuesta a sor Filotea de la Cruz nos dejó una confesión: «no quiero ruidos con la Inquisición». Los lectores terribles son una parte -y una parte determinante- de la obra de sor Juana. Su obra nos dice algo pero para entender ese algo debemos darnos cuenta de que es un decir rodeado de silencio: lo que no se puede decir. La zona de lo que no se puede decir está determinada por la presencia invisible de los lectores terribles. La lectura de sor Juana debe hacerse frente al silencio que rodea a sus palabras. Ese silencio no es una ausencia de sentido; al contrario: aquello que no se puede decir es aquello que toca no sólo a la ortodoxia de la Iglesia católica sino a las ideas, intereses y pasiones de sus príncipes y sus órdenes. La palabra de sor Juana se edifica frente a una prohibición; esa prohibición se sustenta en una ortodoxia, encarnada en una burocracia de prelados y jueces. La comprensión de la obra de sor Juana incluye la de la prohibición a que se enfrenta esa obra. Su decir nos lleva a lo que no se puede decir, éste a una ortodoxia, la ortodoxia a un tribunal y el tribunal a una sentencia.
Esta sumaria descripción de las relaciones entre el autor y sus lectores, entre aquello que se puede decir y aquello que es indecible, omite algo esencial: con frecuencia el autor comparte el sistema de prohibiciones -tácitas pero imperativas- que forman el código de lo decible en cada época y en cada sociedad. Sin embargo, no pocas veces y casi siempre a pesar suyo, los escritores violan ese código y dicen lo que no se puede decir. Lo que ellos y sólo ellos tienen que decir. Por su voz habla la otra voz: la voz réproba, su verdadera voz. Sor Juana no fue una excepción. Al contrario: sus contemporáneos percibieron muy pronto, en su voz, la irrupción de la voz otra. Ésa fue la causa de las desdichas que sufrió al final de su vida. Porque estas transgresiones eran y son castigadas con severidad; y más: no es extraño que en algunas sociedades -como la Nueva España del siglo XVII- el escritor mismo se convierta en el aliado y aun en el cómplice de sus censores. En el siglo XX, por una suerte de regresión histórica, abundan también los ejemplos de escritores e ideólogos transformados en acusadores de sí mismos. Esa semejanza entre los años finales de sor Juana y estos casos contemporáneos me hicieron escoger como subtítulo de mi libro el de la sección última: Las trampas de la fe. Confieso que esta frase no se aplica a toda la vida de sor Juana y que tampoco define el carácter de su obra: lo mejor de ella misma y de sus escritos escapa a la seducción de esas trampas. Pero me parece que la expresión alude a un mal común a su época y a la nuestra. Vale la pena subrayarlo y por eso la he mantenido: aviso y escarmiento.
La obra sobrevive a sus lectores; al cabo de cien o doscientos años es leída por otros lectores que le imponen otros sistemas de lectura e interpretación. Los lectores terribles desaparecen y en su lugar aparecen otras generaciones, cada una dueña de una interpretación distinta. La obra sobrevive gracias a las interpretaciones de sus lectores. Esas interpretaciones son en realidad resurrecciones: sin ellas no habría obra. La obra traspasa su propia historia sólo para insertarse en otra historia. Creo que puedo concluir: la comprensión de la obra de sor Juana incluye necesariamente la de su vida y de su mundo. En este sentido mi ensayo es una tentativa de restitución; pretendo restituir a su mundo, la Nueva España del siglo XVII, la vida y la obra de sor Juana. A su vez, la vida y la obra de sor Juana nos restituye a nosotros, sus lectores del siglo XX, la sociedad de la Nueva España en el siglo XVII. Restitución: sor Juana en su mundo y nosotros en su mundo. Ensayo: esta restitución es histórica, relativa, parcial. Un mexicano del siglo XX lee la obra de una monja de la Nueva España del siglo XVII. Podemos comenzar.



OCTAVIO PAZ México, a 31 de marzo de 1991



 Fragmento de:


Sor Juana Inés de la Cruz o Las trampas de la fe.


Octavio Paz


Barcelona, Seix Barral, 1982

jueves, 27 de marzo de 2014

Por la vuelta

El Octavio Paz de los intercambios epistolares muestra su otro rostro, como editor, como amigo, en sus gustos literarios, pensamientos políticos y obsesiones. Como parte de la celebración por los 100 años de su nacimiento Libro de arena publica las cartas entre el poeta y pensador y otros integrantes de la revista Plural. La revista, que contó con la labor central de Octavio Paz, fue fundada por él en 1971 hasta que en 1976 pasó a ser Vuelta, y dejó de publicarse con su muerte en 1998. Las cartas que se publican a continuación son algunas de las que destinó al  poeta Gonzalo Rojas, a Enrique Krauze (ensayista, historiador, y editor mexicano, director de la Editorial Clío y de la revista cultural Letras Libres, que colaboró con Paz por veinte años en Vuelta) y José de la Colina (secretario de redacción de la revista Plural). 






(A José de la Colina)

Niza, a 20 de abril de 1974

 Querido Pepe:

Me imagino que Sakai –le escribí ayer– te habrá contado todas las peripecias de nuestro viaje infernal. También te habrá puesto al corriente de nuestra decisión de hacer un corto viaje a España –una verdadera expedición de “reconocimiento”. Nuestra dirección en España: A/C Pedro Gimferrer, Rambla de Cataluña 113, Barcelona, España.

En mi carta a Sakai sugería que en 3L* se publicara un pequeño comentario sobre la estatua de León Felipe. ¿Podrías hacerlo? Tú ya conoces mi punto de vista –que creo que es el tuyo. La estatua –como escultura– es bastante fea pero León Felipe (sale todo el León Felipe anarquista de “La Insignia” y también el de los primeros poemas, antes del contagio bíblico-whitmaniano) es el poeta que je tiens à cœur –y tú también, supongo.

Otra cosa que me inquieta: la canonización oficial de la rebeldía. Por último, ¿por qué honrar al rebelde León Felipe y no al rebelde, más profundo y total, Luis Cernuda? ¿O al trágico Cuesta o al pesimista Gorostiza –o al olvidado Pardo? En suma, mis sentimientos son contradictorios: quise a León Felipe pero me pregunto si no es (y somos) víctima de una maniobra de “recuperación”. En fin, escribe lo que quieras. Tu nota, no lo dudo, será tan brillante como la que dedicaste a Novo...
Lo de Peret: tal vez valdría la pena esperar a mi regreso. Me parece que habría que incluir, además del poema, dos textos en prosa: un cuento (Av. 127 Boulevard Saint-Germain) y un texto teórico (ya sea El deshonor de los poetas, el prólogo a la antología de El amor sublime o a los cuentos y mitos americanos. Me inclino por un textocompleto pero no recuerdo si los que he citado son demasiado largos...). En fin, prepara el suplemento. Por lo pronto podríamos publicar algún otro (Deniz, Danubio, Ortega, Ulalume). Y la recomendación final: no olvides que tu MISIÓN es ser la Conciencia Literaria de Plural.

Un gran abrazo ~

Octavio

Ya te imaginarás la emoción con que me dispongo a ver España. Espero que me envíes el 31 a la dirección de Gimferrer.

miércoles, 26 de marzo de 2014

Octavio Paz: la máscara y la grieta

¿Qué es la identidad?¿cuáles son las marcas particulares de una existencia?¿qué hay de las ausencias, de los quiebres en que se desgaja el ser? ¿Qué es ser latinoamericano? son preguntas cuyas respuestas se atrevió a ensayar el escrito mexicano Octavio Paz. En la semana especial dedicada a recordar los cien años de su nacimiento Libro de Arena comparte un comentario sobre El laberinto de la soledad.



Por María Pía Chiesino



En 1950, cinco años después de la finalización de la Segunda Guerra europea, Octavio Paz publica El laberinto de la soledad, un ensayo en el que intenta presentarle al lector un perfil de la idiosincrasia mexicana.
Lejos de caer en las simplificaciones que podría ofrecer la solidez de la cultura azteca originaria, Paz trabaja a partir del mestizaje y se adentra en las contradicciones internas que, a partir de la Conquista, han contribuido a la formación del espíritu mexicano.
En este recorrido se impone a los lectores la imagen del quiebre y de la rajadura. El mexicano es un producto cultural del desgarro que se instala a partir de la traición de la Malinche.
A lo largo de todo el libro, Paz nos presenta las diferentes máscaras a las que se recurre en México para ocultar la incertidumbre y la angustia, deudoras de este desgarro fundacional. Nos expone la necesidad del pueblo mexicano de encerrarse en sí mismo, y el surgimiento de esa intimidad “rota”, en ocasión de la Fiesta, y, especialmente, del culto a los muertos.
Vida y muerte son las dos caras de la realidad. La vida de los mexicanos transcurre en un contexto que exige cerrarse, no “rajarse” frente al otro.
En el momento de la Fiesta las máscaras se caen a pedazos, y se exhibe la propia intimidad. Esto, no solamente va acompañado de la celebración o la borrachera que acompaña cualquier festejo, ya que la Fiesta puede terminar en pelea, e incluso, llegar al asesinato.
Momento de expansión y apertura, necesariamente conlleva la violencia interna de no soportar haberse abierto al otro, en una exhibición de la propia crisis interna. El mexicano no se perdona a sí mismo haber flaqueado de semejante manera. Y como consecuencia, mata. Intenta anular así a quienes fueron testigos de la exposición de su angustia.
En un mundo en el que los dioses han traicionado al pueblo azteca, abriéndole a Cortés las puertas de la Conquista, el asesinato está muy lejos de ser lo más doloroso para el pueblo mexicano.

Cuando se conmemoran los cien años del nacimiento de Octavio Paz, una relectura de El laberintode la soledad, nos permite incluirlo, sin dudas, en el corpus de textos que desde Sarmiento y Martí, hasta Mariátegui, nos ayudan a pensar la identidad latinoamericana.

Agenda semanal de actividades literarias

Todas las semanas el programa Bibliotecas para armar ofrece una serie de actividades gratuitas destinadas a promover el vínculo de las bibliotecas comunitarias con aquellas personas interesadas en formarse en temáticas vinculadas con el libro y la lectura. Además, brinda talleres especialmente pensados para niños y adolescentes.



Miércoles 26

Spleen
Presentación del libro de María Magdalena, publicado por Editorial Letra Viva, a cargo de Leonardo Leibson y Luciano Lutereau.
A las 19 hs.
Museo del libro y de la lengua, Auditorio David Viñas, Av. Las Heras 2555

Historietas x la identidad
Se exhiben las historietas realizadas en el marco de la convocatoria de las Abuelas de Plaza de Mayo a guionistas y dibujantes para que contaran, a través de cuadritos, una historia concreta: la de un hermano o hermana (en algún caso unos primos) que quiere encontrar a uno o una de los 500 niños y niñas apropiados por la última dictadura militar.
Biblioteca Nacional, Plaza del lector Rayuela/Sala Leopoldo Lugones, Agüero2505

Laboratorio de ideas: la revista Qué sucedió en 7 días y su archivo de redacción
La exposición reúne material perteneciente al archivo periodístico de la revista Qué sucedió en siete días, publicación que participó de manera activa en los debates políticos, económicos y culturales de su época.
Biblioteca Nacional, Sala Leopoldo Marechal, Agüero2505


Viernes 28

Presentación del libro Aquilea. Crónicas de una librería, de Hernán Lucas.
A las 19 hs.
Centro Cultural Rojas, Auditorio Abuelas de Plaza de Mayo, Corrientes 2038

Jugar del otro lado. Infancia, feminidad y dictadura
Presentación del libro de Valeria Casal Passion, publicado por Editorial Letra Viva. Acompañan a la autora Ana María Gómez, Sergio Zabalza y Diana Lenton.
A las 19 hs.
Museo del libro y de la lengua, Auditorio David Viñas, Av. Las Heras 2555


Sábado 29

P.A. Revista de poesía argentina
Presentación del Nº 5 y festejo del Primer año de la revista. Escriben Osvaldo Aguirre, Teresa Arijón, Carlos Battilana, Diego Bentivegna, Silvia Castro, Marcelo Leites, María Medrano, Cecilia Romana.
Cierre del encuentro: proyección del documental Lunas cautivas, historias de poetas presas, de Marcela Paradiso.
A las 19:30 hs.
Biblioteca Estanislao del Campo, Pasaje De las Artes 1210

Festín efímero
Presentación del libro de la escritora y narradora Cristina Villanueva a cargo de Héctor Freire.
Festín efímero es un pequeño libro sobre el placer y el lenguaje. Las palabras como vehículos de las sensaciones.
A las 17 hs.
Biblioteca Nacional, Sala Augusto Raúl Cortázar, Agüero2505


Domingo 30

La Sonámbula
Presentación del ensamble de música instrumental integrado por Karmen Renčar (cello), Andrés Reboratti (flauta traversa y clarinete), Andrés Mitchelstein (contrabajo), Federico Estévez (batería), Julián Teubal (piano y composiciones), Gonzalo Braz (clarín) y Ange Potier (visuales).
A las 17 hs.
Biblioteca Nacional, Auditorio Jorge Luis Borges, Agüero2505


Martes 1

Club de traductores literarios de Buenos Aires: “traducir del ruso aquí y ahora”
Alejandro González Traductor de M. A. Bulgákov, de A. P. Chéjov, de Fiódor Dostoievski, de N. V. Gógol, de V. I. Lenin, deLev Tolstói, de Iván Turguéniev y de Lev Vigotski, entre muchos otros, ha vivido siete años y medio en San Petersburgo, luego de haber estudiado en la Facultad de Filología de la Universidad de Petrozavodsk, realizando estudios de posgrado en lengua y literatura rusas. Recién llegado a la Argentina hace su primera presentación pública en el Club de Traductores.
Coordina: Jorge Fondebrider
A las 19 hs.
Centro Cultural de España en Bs.As., Florida 943


Convocatorias

XIX Certamen Poesía y Narrativa breve “habla de mi” 2014 (España)

Género: Relato y poesía
Premio: 200  Euros y Placa
Abierto a: sin restricciones
Entidad convocante: Casa de Ceuta en Barcelona
País de la entidad convocante: España

Cierre: 1 de abril de 2014
Más información: aquí

martes, 25 de marzo de 2014

Cien años de Paz

"Se unen las eras en la poesía”, dicen amigos de Octavio Paz, que sostienen que ese es su verdadero legado, porque en ella está contenido todo lo demás. Hoy se celebran los 100 años del nacimiento del poeta y pensador mexicano por todas partes y también en Libro de arena. Esta semana estará dedicada a recordarlo en sus textos, en sus reflexiones, en sus intercambios. A modo de presentación, se comparte una breve semblanza del autor junto a un poema.



  

Quien se pregunte por Octavio Paz y por su literatura seguramente encontrará  condensados todos sus temas y preocupaciones en la poesía. Las culturas prehispánicas, el mestizaje, las lenguas, la búsqueda de una lengua, la persecución de una identidad, la propia y la del pueblo, son las líneas que se cruzan para dar forma a la obra del Premio Nobel de Literatura 1990, Octavio Paz. La herencia familiar ya anticipa la continuidad de una vocación y una tarea, de varias tareas, la del escritor, el maestro, el periodista, el diplomático. Su padre y su abuelo le legaron estas inclinaciones hacia la literatura, la docencia y la política que Paz supo practicar con éxito. Sin embargo, el centro de su producción está en el hacer poético: Luna silvestre, (1933); ¡No pasarán!, (1936); Raíz del hombre, (1937); Bajo tu clara sombra y otros poemas sobre España, (1937); Entre la piedra y la flor (1941); A la orilla del mundo, (1942); Libertad bajo palabra, (1949); Semillas para un himno, (1954) son solo los primeros títulos de una larga lista de publicaciones entre las que se intercala su interés por la prosa poética con Águila o sol? de 1951 y El mono gramático de (1974). No es menos cierto que el Paz de los ensayos es igualmente reconocido, tanto por el ímpetu de sus críticas como por la agudeza de sus reflexiones, sobre todo en la relación que construye con su identidad mexicana en El laberinto de la soledad, de 1950, donde analiza el ser nacional desde una óptica liberal. Pero también por Sor Juana Inés de la Cruz o las trampas de la fe, de1982, en donde se atreve a rebatir la historia oficial sobre la poetiza y las interpretaciones canónicas de su obra, en las que ve las semillas de la sociedad mexicana que llegada al siglo xx no ha alcanzado el ideal occidental de desarrollo democrático de las sociedades modernas.



Semillas para un himno

Al alba busca su nombre lo naciente
Sobre los troncos soñolientos centellea la luz
Galopan las montañas a la orilla del mar
El sol entra en las aguas con espuelas
La piedra embiste y rompe claridades
El mar se obstina y crece al pie del horizonte
Tierra confusa inminencia de escultura
El mundo alza la frente aún desnuda
Piedra pulida y lisa para grabar un canto
La luz despliega su abanico de nombres
Hay un comienzo de himno como un árbol
Hay el viento y nombres hermosos en el viento.





viernes, 21 de marzo de 2014

En contra del olvido

Cuando el horror forma parte de lo que somos y nos dejamos llevar por el olvido para sobrevivir es el tiempo de la memoria. Recuerdos de los once meses de vida dieron a Ángela Urondo Raboy la posibilidad de reconstruir y narrar su historia. Hoy comparte con los lectores de Libro de arena un fragmento de su texto ¿Quién te creés que sos? En busca de la identidad, a través de destellos, fragmentos ínfimos de recuerdos, se refiere a su secuestro y desaparición durante el proceso militar iniciado con el golpe de Estado del 24 de marzo de 1976, que abrió la puerta del infierno.
Por Ángela Urondo Raboy
Recuerdo el ruido, las explosiones, los gritos, mi llanto y mi miedo. La incomodidad, el sofoco de la tela y la estructura metálica debajo del asiento del auto. La necesidad de volver a sentirme a salvo, en un lugar seguro. Los brazos de mamá, duérmete, niña, duérmete ya. Recuerdo el último contacto cuerpo a cuerpo, que no llegó a ser abrazo, ni beso, ni despedida, apenas una brusca sobrevida. Recuerdo la voz de su mirada. Su olor y su miedo.Recuerdo mi incomprensión. Ese ruido. La perspectiva de esa esquina, vista desde el capot de un auto, sobre el que estuve sentada, entre muchos otros autos que había desparramados en la calle. Los recuerdo a ellos y a sus radios de walkie-talkies. Ese ruido. Y la gente, mucha gente, entre quienes buscaba, uno por uno, cara tras cara de desconocidos, a mis padres recién perdidos. Y recuerdo otras cosas sueltas, de los lugares adonde me llevaron después. El cuartito azulado (o verde clarito), luminoso, que quedaba arriba, en la parte más tranquila de ese lugar, donde creo que me dieron de comer (o, por el contrario, donde pasé mucha hambre) y donde me cambiaron los pañales sobre un escritorio (después de estar muy sucia). Concadenado, viene otro recuerdo, saliendo de ese cuartito, doblando hacia la derecha por un pasillo con tramos oscuros y después, bajando por unas escaleritas angostas que desembocaban en un pasillo con muchas puertas a los costados y mucha oscuridad. Recuerdo ruidos y olores.Algunos lugares los identifiqué, y otros todavía no los encontré, pero sé que existen y los estoy buscando. Puertas y ventanas con formas especiales, o en ubicaciones particulares, que quedaron repitiéndose en mi memoria a la hora de los dulces sueños. Aquellos tubitos largos de metal, asomándose por las mirillas que se abrían en el medio de las puertas, también de metal y por otros ventanucos escondidos. Voces de metal y esos cañitos, que salían de cualquier parte y siempre me apuntaban.No recuerdo cuándo dejé de llorar. Cuándo me entregué. O dejé de necesitar. Cuándo empecé a olvidar.

¿Quién te crees que sos?
Ángela Urondo Raboy
Buenos Aires. Capital intelectual, 2012.





jueves, 20 de marzo de 2014

Secuelas de un enigma

Una de detectives siempre resulta bien, termina atrapando incluso a los no tan fanáticos del género policial. Libro de arena comparte la reseña de Silvina Rodriguez, feriante de Tierra de libros sobre Crímenes y jardines, de Pablo de Santis.


Por Silvina Rodriguez



El verano me propone siempre desafíos como lectora. El ejemplar que se (me) resiste durante la rutina, algo en inglés o en francés que no pude retomar, o bien, una novela argentina de reciente publicación. Este fue el caso de la elección del último libro de Pablo de Santis. Habiendo leído hace más de una década “El calígrafo de Voltaire” y “Filosofía y Letras”, dos de sus novelas, en el 2007 me reencuentro con su nombre, esta vez ganador del Premio Planeta con “El enigma de París”. El texto parece ser un homenaje a los relatos más tradicionales de detectives (entre Conan Doyle y su Sherlock, el Poe de “La carta robada”, el Leroux de “El misterio del cuarto amarillo), y como lectora me mantengo lejos de él, no lo leo (otro misterio por develar), pero lo recomiendo sin dudar. Sí me gustó el estilo del autor hace más de una década y en sendos textos también de enigmas, de búsquedas y misterios a descifrar, de los cuales mi recuerdo es su escritura, el modo de contar, voy con fe diciendo que los que se deleitan con la literatura policial y con un entramado donde las palabras cuentan en todos los sentidos posibles van a encontrar lo que buscan. En ese tiempo acompaño de modo casual a una de mis hijas en su experiencia con “El último espía" (este autor tiene una decena de títulos de LIJ –literatura infantil y juvenil), una novela como para chicos de diez años, que tiene tantos condimentos desde la historia y desde la forma de contar que podríamos disfrutarla a cualquier edad…
Así llegamos a febrero del 2014, sol a pleno, reposera y “Crímenes y jardines”. La conjunción no puede ser más dispar y sin embargo de Santis se va imponiendo por encima del calor, la música y la limonada helada, con un ritmo propio que no permite el apuro, más bien se agradece que el texto esté estructurado en cinco partes, en sendos y diversos jardines. Ni hablar de los crímenes. Si quieren sangre, heridas, autopsias y pistas que se confunden y (nos) pierden, las van a tener. Ahora bien, en vez de quedarse en la mera novela policial, el autor enriquece la historia con la perdida Atlántida, el Club Sub Rosa con sus integrantes, los “filósofos de los jardines”, una entrevista a Carlos Thays, y a la cabeza de todos los personajes, Sigmundo Salvatrio, quien es a la vez el sucesor del maestro de detectives Craig, el amante de Greta, el rival de Castelvetia, el amigo de Seguí y el que resuelve con precisión todo el enigma…Como el plano que nos muestran de la Atlántida, los círculos se van cerrando hasta llegar al centro. Y allí está Irene, la delirante, la princesa de la Atlántida, la hija del empresario de la sal Dux Olaya. Y no, no puedo decir mucho más. Y sí, es una especie de secuela de “El enigma de París”, ahora estamos en Buenos Aires en 1894, y reencontramos a algunos de los personajes.
El resto debe ser parte de la lectura que cada quien haga, por su propia cuenta y riesgo.





 Crímenes y jardines

 Pablo De Santis

 Buenos Aires, Planeta, 2013.

miércoles, 19 de marzo de 2014

Agenda semanal de actividades literarias

 Todas las semanas el programa Bibliotecas para armar ofrece una serie de actividades gratuitas destinadas a promover el vínculo de las bibliotecas comunitarias con aquellas personas interesadas en formarse en temáticas vinculadas con el libro y la lectura. Además, brinda talleres especialmente pensados para niños y adolescentes


Miércoles 19

Hilo
Presentación del libro de poemas de Gabriel Caldirola (Buenos Aires, 1986) con la participación del poeta Guillermo Saavedra. El autor leerá una selección de poemas y el guitarrista Wenchi Lazo brindará, a modo de cierre, un breve concierto de música improvisada.
A las 19 hs.
Museo del libro y de la lengua, Auditorio David Viñas, Av. Las Heras 2555

El copista.
Gaspar García Viñas entre la Biblioteca Nacional y la Facultad de Filosofía y Letras
Presentación del libro de Marcelo Rey, de la colección Investigaciones de la Biblioteca Nacional, publicado en conjunto con Ediciones Teseo. La actividad contará con la presencia del autor, la autora del prólogo Ana María Presta, Mario Tesler y Cecilia Larsen.
A las 19 hs.
Biblioteca Nacional, Sala Augusto Raúl Cortazar, (Agüero 2502).

Justicia y dictadura. Operadores del plan cívico-militar en Argentina
Este trabajo intenta dar cuenta de la participación de los operadores jurídicos en el terrorismo estatal argentino.
A las 19 hs.
Centro Cultural de la Cooperación, Sala Jacobo Laks, (Av. Corrientes 1543).


Jueves 20

Los participantes. Un reality show no televisado (y otras historias)
El escritor Maximiliano Orioli presenta su nuevo libro de relatos.
A las 19 hs.
Biblioteca Nacional, Sala Augusto Raúl Cortazar, (Agüero 2502).

Jornadas sobre Teatro militante
Primer encuentro de debate en torno a las experiencias de algunos colectivos que trabajaron a partir de la concepción del teatro como herramienta política entre fines de los años 60 y 1974-1976.
De 14 a 21 hs.
Museo del libro y de la lengua, Auditorio David Viñas, Av. Las Heras 2555

La tierra hechizada. Atahualpa Yupanqui
Presentación de la recopilación realizada por Schubert Flores Vassella y Héctor García Martínez. Participan los periodistas Marcelo Simón y Benito Aranda. Ilustración musical a cargo de los guitarristas Carlos Martínez y Arturo Zeballos.
A las 19 hs.
Biblioteca Nacional, Sala Juan L. Ortiz, (Agüero 2502).

Concierto: búsquedas sonoras
Ciclo desarrollado desde el grupo Fuga; invitados: hotel casino y el signo
a las 19 hs.
Centro Cultural de España en Buenos Aires, (Florida 943)


Viernes 21

El rastro
Obra de teatro a partir de la novela homónima de Margo Glantz, con Analía Couceyro y Rafael Delgado. Dirigida por Alejandro Tantanian.
A las 19 hs.
Museo del libro y de la lengua, Plaza Boris Spivacow, Av. Las Heras 2555

Músicos del aula
Presentación del libro de Gustavo Romero que contiene nuevas canciones para actos escolares y otras fechas del calendario escolar.
A las19 hs.
Biblioteca Nacional, Sala Juan L. Ortiz, (Agüero 2502).

Presentación de las novedades 2014 de las editoriales Amauta y Crecer Creando
Presentación de Arturosaurus de Cristina Galli, El semáforo loco de María Laura Dedé y En busca del cielo perdido de Eduardo González.
A las 19 hs.
Biblioteca Nacional, Sala Augusto Raúl Cortazar, (Agüero 2502).

Ciclo La pesada del Doc.
Proyección del film:
Twanguero, de Javier Pistani
A las 18 hs.
CISMA, de Julián Lona
A las 20 hs.
Jessico, Una historia de rock en tiempos convulsos, de Alejandro Martín Arias
A las 22 hs
Centro Cultural Rojas, Sala Batato Barea (Av. Corrientes 2038).


Sábado 22

Homenaje a Gerardo Gandini
La pianista Haydée Schvartz brindará un concierto con obras y versiones de manuscritos inéditos e incluirá la proyección de fragmentos documentales realizados por Andrés Di Tella. Se presentará también el catálogo Gerardo Gandini. Manuscritos de la Biblioteca Nacional y contará con una exposición de documentos del archivo personal de Gerardo Gandini.
A las 17 hs.
Biblioteca Nacional, Auditorio Jorge Luis Borges (Agüero 2502).


Domingo 23

En busca del alma perdida… el alma recobrada
La guitarrista y compositora Adriana Sica presenta su nuevo álbum.
A las 17 hs.
Biblioteca Nacional, Auditorio Jorge Luis Borges (Agüero 2502).


Martes 25

VERBUM. Diálogos públicos sobre dramaturgia
Alfredo Megna dialoga con prestigiosos dramaturgos de nuestro país. Mauricio Kartun es el invitado de este primer encuentro del ciclo.
A las 19 hs.
Museo del libro y de la lengua, Auditorio David Viñas, Av. Las Heras 2555

Ilusiones del Sur. Óperas primas y nuevas experiencias en el cine argentino
Ciclo de Cine independiente y de autor de la Biblioteca Nacional y La Nave de los Sueños. En esta ocasión se preestrena Cichonga de Esteban Rojas (2013).
A las 19 hs.
Biblioteca Nacional, Auditorio Jorge Luis Borges (Agüero 2502).


Convocatorias

Concurso literario homenaje antonio machado (España)
Género:   Poesía
Premio:  200 euros  y edición
Abierto a: 
 sin restricciones

Cierre:  28 de marzo de 2014
Más información: aquí