sábado, 29 de noviembre de 2014

El español Juan Goytisolo, ganador del Premio Cervantes 2014

El intelectual, crítico del franquismo y considerado un "interlocutor entre la cultura europea y la islámica", fue galardonado con el premio más importante de las letras hispanas.

Calificado como el escritor "de las dos orillas", el español Juan Goytisolo, intelectual crítico prohibido por el franquismo, defensor del mundo árabe y de los puentes con Latinoamérica, fue galardonado hoy con el Premio Cervantes 2014, el más importante de las letras hispanas.El de Goytisolo será el primer Premio Cervantes que entregue el Rey Felipe VI como monarca, aunque ya en otras dos ocasiones anteriores, en las ediciones de 2011 y 2012, lo hizo en sustitución de su padre, el Rey Juan Carlos I, cuando éste se encontraba convaleciente.Tras siete votaciones sucesivas, el jurado de este premio, que concede el Ministerio español de Educación, Cultura y Deporte y que está dotado con 125.000 euros, ha decidido otorgar el galardón a este escritor e intelectual, uno de los grandes nombres de la tradición narrativa en lengua española.El jurado, cuyo fallo dio a conocer en rueda de prensa el ministro español de Cultura, José Ignacio Wert, designó a Goytisolo por "su capacidad indagatoria en el lenguaje y propuestas estilísticas complejas desarrolladas en diversos géneros literarios; por su voluntad de integrar a las dos orillas, a la tradición heterodoxa española y por su apuesta permanente por el diálogo intercultural".
Entre la cultura europea y la islámica
Juan Goytisolo está considerado un "interlocutor entre la cultura europea y la islámica". Vive en Marraquech desde los años ochenta, pero antes sus pasos lo llevaron a Estados Unidos, donde dio clases en California, Boston y Nueva York.
El presidente del jurado, José Manuel Caballero Bonald, premio Cervantes 2012, aseguró que Juan Goytisolo es "una de las cumbres literarias españolas desde la posguerra", un escritor que evolucionó desde el realismo social a la indagación del lenguaje, lo que le ha llevado a ocupar "un lugar ineludible" en las letras hispanas.
También resaltó su personalidad y le definió como un escritor preocupado por la heterodoxia y por el diálogo con las diferentes culturas del Mediterráneo: "Un intelectual realmente cabal", destacó Caballero Bonald.Goytisolo siempre ha considerado que, por situación geográfica y por cultura, España debería ser el puente entre Europa, Iberoamérica y el mundo musulmán. "Desdichadamente no es así: hay un rechazo muy grande no sólo dentro de la sociedad sino incluso dentro de los poderes culturales con respecto a la tradición árabe", denunció hace años.
Nómade
Nacido en el seno de una familia vasco-cubana, Juan es hermano del poeta José Agustín Goytisolo, fallecido en 1999 y del también escritor y académico Luis Goytisolo.Nacido en Barcelona en 1931 en el seno de una familia burguesa conservadora, Goytisolo tuvo una infancia marcada por la muerte de su madre en un bombardeo franquista sobre la ciudad durante la Guerra Civil española (1936-39) y por el posicionamiento de su padre a favor del franquismo.En combate permanente contra las injusticias, dio la espalda al mundo en que creció para convertirse en opositor a la dictadura.Licenciado en Derecho por la Universidad de Barcelona, tras la publicación de sus dos primeras novelas, Juegos de manos (1954), en la que retrató momentos trascendentales de la historia reciente de España, Europa y el mundo islámico, y Duelo en el Paraíso (1955), Juan Goytisolo se marchó a París, donde estuvo hasta 1969.Allí conoció a la fallecida Monique Lange, la novelista y guionista con quien se casó en 1978 y quien introdujo en Francia a autores como Luis Goytisolo o Jesús Fernández Santos.Fue allí también donde se asoció a la empresa de los Cuadernos de Ruedo Ibérico y creó la revista Libre. Y donde, como asesor de la editorial Gallimard, contribuyó a la publicación de varios escritores españoles opuestos al régimen franquista.Publicada entonces en París, México y Buenos Aires, la obra de Goytisolo, entre la que destacan obras como Para vivir aquí (1960), Señas de identidad (1966) o Juan sin tierra (1975), fue en gran parte prohibida en España por la dictadura. En 1985 publicó Coto vedado, donde habla abiertamente de su homosexualidad.El Premio Cervantes pone el broche de oro a la carrera de este autor, reconocido por galardones como el Nacional de las Letras, el Premio Formentor, el Europalia de Literatura, el Octavio Paz, el Juan Rulfo de Guadalajara (México); el Rachid Mimumi de París a la tolerancia y a la libertad, y el Nelly-Sachs.Con este fallo se ha cumplido de nuevo la tradición no escrita que reparte alternativamente el galardón entre Latinoamérica y España, después de que en 2013 lo ganara la mexicana Elena Poniatowska.
Nota publicada en La Nación, el 24 de noviembre de 2014.

viernes, 28 de noviembre de 2014

Agenda semanal de actividades del programa

Todas las semanas el programa Bibliotecas para armar ofrece una serie de actividades gratuitas destinadas a promover el vínculo de las bibliotecas
comunitarias con aquellas personas interesadas en formarse en temáticas relacionadas con el libro y la lectura. Además, brinda talleres especialmente pensados para niños y adolescentes.


LAS NIEVES DEL TIEMPO
En el Centro de día para personas mayores del CSM Ameghino funciona la biblioteca “Memoria con yapa”. A lo largo del año, nos  reunimos en encuentros mensuales con los asistentes: la obra de Bioy Casares, Kafka, Mujica Láinez, los héroes literarios, microrrelatos y las canciones de cuna tradicionales fueron algunos de los temas que abordamos en actividades de animación a la lectura. En el último encuentro de 2014,  trabajaremos a partir de la lectura de textos poéticos, y de la selección, comentario y análisis de las metáforas encontradas en los mismos.


Programación semanal de Bibliotecas para armar


Martes 2

Taller de Arte y Literatura: Palabra x palabra
Indagamos en la palabra de los argentinos las huellas de nuestra historia. Dichos de uso cotidiano, refranes, lunfardo, piezas literarias del tango, el rock, el folklore, la cumbia, y obras literarias emblemáticas de nuestra cultura, son disparadores del debate y la reflexión.
Actividad para asistentes a la institución.
Biblioteca Ofelio Vecchio, Club Nueva Chicago
Av. Lisandro De la Torre 2288, Mataderos
A las 17:30 hs.

Ciclo de cine y literatura: Cine de autor, directores de sus libros.
El objetivo del ciclo es leer, ver, discutir y reflexionar acerca de las obras de la literatura universal que se hicieron película en manos de sus mismos autores. Además la propuesta involucra atender a las diferencias y semejanzas entre los modos de narración literarios y cinematográficos. Lectura y análisis de la novela Los hombres duros no bailan, de Norman Mailer.
Actividad con inscripción previa.  
Biblioteca Alberto Gerchunoff, Asociación Hebraica.
Sarmiento 2233, Once
A las 19 hs.

Taller de Arte y Literatura: Palabra x palabra
Indagamos en la palabra de los argentinos las huellas de nuestra historia. Dichos de uso cotidiano, refranes, lunfardo, piezas literarias del tango, el rock, el folklore, la cumbia, y obras literarias emblemáticas de nuestra cultura, son disparadores del debate y la reflexión.
Actividad para asistentes a la institución.
Biblioteca Gustavo Roldán
Basualdo 603, Villa Luro
A las 19 hs.


Miércoles 3

La nieves del tiempo

Actividades de animación a la lectura  a partir de la lectura de textos poéticos, y de la selección, comentario y análisis de las metáforas encontradas en los mismos.
Actividad para asistentes a la institución
Biblioteca Memoria con yapa, Centro de día para personas mayores, CSM Ameghino
Hospital Ameghino
Córdoba 3120, Almagro
A las 10 hs.

Taller de animación audiovisual
Pasando por las distintas etapas de la producción, como la de creación de personajes, storyboard, sonido y edición del cortometraje el taller se propone el objetivo de adaptar un cuento al lenguaje audiovisual.
Actividad para asistentes a la institución.
Av. Dellepiane Norte 4900, Barrio Copello
A las 18 hs.


Jueves 4

De chiquilín te miraba
Taller de lectura, transmisión oral y producción visual. Compartiendo relatos de infancia de destacados escritores latinoamericanos recuperamos nuestras primeras imágenes del mundo. Es esta una invitación a reflexionar sobre la compleja trama de las relaciones humanas, sobre los laberintos del lenguaje que nos constituye; a develar las máscaras de la cultura, y así nutrir esas sutiles huellas que tienen la capacidad de transformarnos.
Actividad para asistentes a la institución.
Biblioteca Edad Dorada, Club de día Mensajeros de la paz
Hogar Santa Ana y San Joaquín
Culpina 1021, Flores
A las 14 hs.

Seminario de animación a la lectura y promoción de la biblioteca
Capacitación para adultos que intenta abrir un espacio a partir del cual los participantes puedan investigar, incorporar y poner en práctica los instrumentos que ofrecen las diferentes manifestaciones artísticas, en su articulación con el diseño de estrategias de animación a la lectura.
Actividad con inscripción previa
Casa de Chubut, San Nicolás
Sarmiento 1172
A las 17 hs.




Biblioteca Abierta”

El Proyecto Biblioteca Abierta, que lleva a cabo el Programa Bibliotecas para Armar, acompaña de manera activa el trabajo que realizan día a día las Bibliotecas Comunitarias de la Ciudad de Buenos Aires, realizando diversas actividades con el objetivo de promover la lectura y el buen funcionamiento de las bibliotecas.


Martes 2

Hogar San Martín
Av. Warnes 2650, La Paternal
A las 10 hs.


Jueves 4

Biblioteca "El Principito de SanCa"
Servicio Social de San Cayetano
Cuzco 220, Liniers
A las 20 hs.

Olga Drennen: "Si no sé adónde voy, no puedo escribir."

Escritora, editora, compiladora, traductora, Olga Drennen fue la protagonista de la entrevista del 20 de octubre, realizada por Mario Méndez, en  La Nube. La autora contó cómo comenzó a trabajar en literatura infantil, a partir de su primer libro Wunderding, que de alguna manera abrió las puertas al género del terror en la LIJ argentina, resistido y difícil de asimiliar en los albores de la democracia, aunque hoy parte del requerimiento del mundo editorial y escolar. También habló de su vínculo con el discurso poético, con lo circense y lo mágico y comentó acerca de su lugar como escritora que acepta las observaciones del editor y aprende de ellas. Libro de arena publicará la segunda parte el viernes próximo.


Mario Méndez: Hola, buenas tardes. Espero que estén bien después del feriado. Es un placer y una alegría estar con Olga Drennen aquí, que es una amiga de hace muchos años, compañera de la literatura infantil y juvenil, una de las primeras en pedirme cuentos para antologías o revistas del tipo AZ, y sobre todo, manuales, porque una de sus facetas más conocidas es la de antóloga, seleccionadora de textos, compiladora. Olga es egresada de Letras, de la Universidad de Buenos Aires, poeta, novelista, cuentista, traductora (ha traducido a Edgar Allan Poe entre otros). El lunes pasado hemos leído unos cuántos de sus libros que andan por acá, dando vueltas. Olga, es una alegría tenerte acá.

Olga Drennen: Es una alegría estar acá. Yo quería estar acá.

MM: Muy bien. Hablando de estar… ¿Desde cuándo estás en el mundo de la literatura infantil, Olga?

OD: Como escritora, desde los años ’80.

MM: O sea que compartiste el momento del boom después de la democracia. Con el primer grupito…

OD: Estaba con ellos pero no lo integré. Boom no fui.

MM: ¿Cuál fue el primero que salió?

OD: Wunderding. Yo venía de la poesía para adultos, con premios. Tenía un gran amigo que se llamó Pepe Murillo, que me decía que escribiera, que lo mío no era peor que lo de los demás. Hice todos los géneros. Y todos me los rechazaron. Todos. Hasta que el Quirquincho me publicó me rechazaban todo. Yo no podía creer que ni siquiera me publicaran un cuento. Un día, se me ocurrió hacer terror, y escribí Wunderding. Me lo editó y publicó Graciela Montes, en Libros del Quirquincho. Antes, me había jurado, en medio de los cachetazos, que si no me publicaban Sudamericana o Quirquincho, volvía a la poesía para adultos. No quería hacer algo por hacer. Pensaba que podía, porque en una etapa anterior, me habían sacado un libro con prólogo de Murillo, que era un maestro de la literatura infantil. Él, justamente, me incentivaba a que escribiera, pero cuando llegaba a las editoriales, chocaba. Decidí hacer la prueba, y, si no me publicaban, volver a la poesía. Y me publicaron.

MM: Contá la anécdota que me contaste hace un rato, la de esos ocho libros prologados por Pepe Murillo…

OD: Fue una risa. Yo había sacado un libro de poemas para adultos. Y un señor que vendía libros a crédito lo leyó y mis poemas le gustaron. En realidad, ese “empezar” me resultó fácil. Cuando me decidí, me presenté en un concurso y gané el tercer premio. Era un concurso a nivel nacional. Para mí, la poesía fue amigable. Todavía no sabía que iba a sufrir tanto. Entonces, este vendedor me dijo que lo que yo había escrito le parecía bueno y que iba a presentarme un editor. Me lo presenta y el editor me dice que me ve pasta para literatura infantil. Después, me preguntó si me animaba a hacerle ocho libros. Yo le dije que se los hacía, y que si no le gustaban los tirábamos. Le hice los ocho libros. Eran ocho cuentos en realidad. En esa editorial, había un escritor, que estaba publicando libros a crédito. Este escritor le dijo al editor: “¿Quiere que lea algo de esta chica?” Y el editor le dijo que sí, que le hiciera el favor. El escritor que le hizo ese favor se llamaba Pepe Murillo. Después de leer mis cuentos le dijo al editor que no solo le recomendaba que me publicara, sino que él hacía el prólogo. Así fue. Hizo el prólogo en la tapa de la caja, que tengo guardada como un tesoro. A partir de ahí, Pepe fue el que me vinculó con la gente de la literatura infantil, porque yo no conocía a nadie.

MM: Pepe Murillo, por si no lo recuerdan, es uno de los primeros autores de literatura infantil. Mi amigo el Pespir

OD: Rubio como la miel, Renancó el último de los huemules, El niño que soñaba el mar… Seguramente nuestro amigo Pablo sabe más que yo…

MM: Pablo Medina, sí, claro que lo conoce. Murillo fue un escritor muy importante en los ’60.

OD (a Pablo): Sos especialista en Pepe.

PM: Fuimos muy amigos. Hicimos muchos trabajos juntos.  Algo parecido hice con Villafañe, pero con Pepe éramos más de la edad.

OD: Un día estaba en mi casa tomando café y me confundí y le dije: “Se te va a enfriar el café, papá”. Yo lo quería como a un padre. Vos fijate la actitud de vida que tenía Pepe, que cuando me iba a escribir el prólogo que les conté, me dijo que tenía que decirme algo, y era que estaba en la lista negra. Entonces, le pedí que, por favor, me hiciera el prólogo.

PM: Mirá la contradicción de que toda la obra de Pepe la haya publicado una editorial católica. En plena dictadura, lo publicó Guadalupe.

MM: Justo hoy estaba corrigiendo una entrevista a Franco Vaccarini en el libro de entrevistas que va a salir, y él cuenta que fue alumno de Pepe Murillo. Cuando vino del campo, Pepe Murillo fue su orientador.

OD: Conmigo, más que maestro de taller, éramos amigos, él y Olga venían a casa, pasábamos las fiestas juntos. A partir de la amistad con Pepe, insistí, y finalmente saqué un libro, que fue Wunderding. Eso decidió mi destino. Ya después, en otra editorial, que hoy es Quipu, publiqué Sombras y Temblores.

MM: ¿Y decís que decidió tu destino en cuanto a permanencia?

OD: A mi permanencia en literatura infantil, porque si no, como dije, me iba. Es muy doloroso que te cierren las puertas en la nariz. Lo sufrí mucho, pensaba en que para qué me había metido, que estaba equivocada. En realidad, no sé todavía si estoy en lo cierto. (Risas).

MM: Si es por circulación en las escuelas, si es por compras ministeriales, si es por el reconocimiento de los pares, sin duda entraste holgadamente en el mundo de la LIJ. Decías que en algún sentido definió una cosa de género.

OD: ¡Otro drama! Porque fui a meterme en el género más difícil, rechazado por las escuelas. No querían saber nada. Hubo padres que me dijeron: “¡Pero hay chicos que mueren!”. Y ensamblo este tema de la muerte de los chicos con la poesía para adultos. Hay un poema que hice en la época del proceso que no me pidas que recite, porque no recuerdo, pero que tiene como introducción unos versos de Roberto Santoro, un poeta desaparecido, que escribió: “y tuve que tirar el corazón por la ventana”. En ese poema, yo me pregunté y pregunté cómo los autores de la lij íbamos a explicar lo que estaba pasando, la gente que moría, los chicos que desaparecían… ¿Cómo íbamos a explicar esa realidad, esa historia que vivíamos, a los chicos? Y entonces es como que aviso a mis compañeros y les digo: “¡Alerta!”. Y termino con: “horror, horror, el lobo. ¿Qué les digo a los chicos?”. Esta preocupación por el cómo contar a los chicos desde la literatura lo que pasó en el proceso, evidentemente, trabajó en mí durante cierto tiempo. Y la respuesta fue Wunderding. Ni yo me di cuenta. ¿Por qué no me di cuenta? Porque como poeta, frecuento la metáfora. No lo hago en cuento para los muy chicos, porque no pueden entenderlas. Trabajo más con imágenes. No es algo que yo maneje conscientemente, la metáfora me aparece. Como en la película El cartero de Neruda. Después me di cuenta de que era mi manera de explicar a los chicos lo que había pasado: que los chicos que desaparecían se morían, que hay lobos, que hay gente con botas marrones que te agarra del cuello y te mata… Ahora, ¿qué pasó? No querían los maestros. Especialistas que han leído mucho a Walter Benjamin, una de ellas, excelente, me dijo: “Olga, vos escribís bien, pero ¡no sigas con el terror!”. Y yo sentía que no podía salir del terror..., todavía. Después, lo que pasó fue que me impusieron los chicos. Tanto, que entré en el diseño curricular. Los cuentos de terror, se impusieron y entraron en el diseño. Entonces, fue cuando salí del género. (Risas).



MM: Abriste la puerta y después te fuiste. Hay como una cosa al revés. Hoy se pide mucho.

jueves, 27 de noviembre de 2014

"Leyendo espero" en la peluquería "Pepe"

La peluquería "Pepe", ubicada en Belgrano, recibió el mobiliario con los libros del proyecto "Leyendo espero". De esta manera, los clientes podrán comenzar a disfrutar del placer de la lectura en los ratos de espera.

Peluquería "Pepe"
Av. Congreso 2292
Belgrano
Comuna 13

Un picadito de escritores y libros

Nada como divertirse leyendo. Nada. Leer es también un juego. Casi como una recomendación de lecturas que hacen una selección para otro campo de juego que es la literatura, los lectores de Libro de arena, fanáticos de los textos, de las historias y de las ficciones, mencionan su lista de escritores favoritos. En este caso se trata de títulos que abordan el tema del fútbol a través de la escritura, y cuya enumeración bien sirve a modo de rápido repaso por algunos de los autores imperdibles en torno a este tema.


Por Norberto Bravo y Laura Passera*


¿Y si un día se juntan a jugar al fútbol los escritores y sus relatos? ¿Hay equipo? Sin duda que lo hay, y de los mejores.
El campo está alfombrado con papelitos, se oyen las cornetas y los cánticos alentadores. La tribuna agita y no para de saltar, aclaman a Osvaldo Soriano que tiñe la cancha con Arqueros, Ilusionistas y goleadores sumándole retazos de fantasía y de lo impensado a cada uno de sus pases. No menos aplausos se lleva Juan Sasturain que hace la banda por el carril izquierdo y rebolea Picado grueso y La patria transpirada con vivencias futboleras de la selección argentina en los mundiales.
Mientras tanto, hace rato que se hace notar el pibe no tan pibe, Eduardo Sacheri. Este wing de la literatura nos ha emocionado y deleitado con varios goles: Esperándolo a Tito, Lo raro empezó después, Un viejo que se pone de pié y Papeles en el Viento. Como volante tapón se luce Eduardo Galeano que, cuando el partido se pone fulero, saca toda su garra charrúa y su experiencia. Este veterano mediocampista con Futbol a sol y sombra se remonta hasta el lejano medioevo para bucear sobre los orígenes del fútbol y llega hasta la actualidad pasando por cada uno de los mundiales.
El clima es de lo más alentador, la llama del juego ya está avivada y la hinchada se viene abajo cuando la voz del estadio menciona al de la casaca número 10, Roberto “el negro” Fontanarrosa. Qué más se puede decir de la inigualable magia del rosarino que lleva el potrero adentro y  tira paredes con Betseller.
Por último, cómo no mencionar a Dante Panzericomo, entrenador del equipo y a su Fútbol, dinámica de lo impensado. Este gran estratega incita a los jugadores a que se diviertan y que hagan lo que saben hacer, que eso no es más ni menos que el fútbol. Lo mismo le pedimos nosotros a estos grandes autores futboleros y a otros tantos, que sigan escribiendo tan bien como lo hacen para que nosotros como lectores apreciemos cada una de sus jugadas como si fuera la nuestra propia.
 

*Norberto Bravo: Economista, apasionado del futbol y la lectura & Laura Passera:  Licenciada en Cs. De la Comunicación, apasionada del arte y la escritura, hacen una buena pareja y se divierten con la escritura en colaboración.


miércoles, 26 de noviembre de 2014

Agradecimiento Editorial "Kapelusz"


El pasaje a otra lengua

¿Por qué pedirle al arte que copie al arte? Si el arte no tiene por qué parecerse a la vida tampoco habría que exigirle otra variante de imitación. Tal exigencia obedece a la lógica de la traición que toda traducción implica. Cada expresión artística desarrolla su propio lenguaje y explota los recursos de los que dispone. Libro de arena publica un artículo sobre la transposición del cuento de Cortázar "Las babas del diablo", a la versión cinematográfica del film de Antonioni Blow-Up, que observa de cerca las regularidades que los unen a la vez que analiza sus diferencias.


Por Nilce Cothros*


Filmada en 1966, por Michelangelo Antonioni (1912-2007), que consiguió con ella su único éxito comercial,  Blow-Up, se basa, como todo el mundo sabe, en el cuento de Cortázar “Las babas del diablo”. La película, que formaba parte de un contrato firmado con la Metro-Goldwyn-Mayer, fue rodada a color, hablada en inglés, y con una duración de 111 minutos. Los actores que la protagonizan son David Hemmings (Thomas), Vanessa Redgrave (Jane), Sarah Miles (Patricia), John Castle (Bill) y  la modelo Veruschka.
En Blow up el personaje principal, Thomas (sin nombre en la película, pero así llamado en el guión), un fotógrafo profesional de moda del típico Londres de los 60’s, fotografía a una pareja en un parque, una mujer que abraza a un hombre mayor. Ella descubre a Thomas, se enoja con él, y le exige que le entregue los negativos. Como el fotógrafo se rehúsa, la mujer realiza una visita inesperada a su estudio y ofrece su cuerpo a cambio. Esta actitud le resulta sospechosa, por lo que Thomas nuevamente rechaza su pedido. Luego, intrigado, revela las fotos y amplía algunas de sus partes, descubriendo una mirada de angustia en la joven, una mano que se esconde entre los arbustos con un revólver y un cadáver. Thomas regresa al parque y halla el cadáver del hombre que se encontraba con la mujer, pero, sin embargo, ha olvidado su cámara de fotos. Durante el resto del film intenta buscar una solución a este crimen que ha descubierto, pero, sin embargo, se distrae de múltiples maneras y su búsqueda queda inconclusa. Por otro lado, la mujer (que cree encontrar en la calle), el cadáver, las fotografías y los negativos desaparecen, poniendo en duda lo que Thomas vio. Al final de la película, el fotógrafo, con una expresión de tristeza, se involucra en un partido de tenis imaginario, devolviendo a los jugadores una pelota invisible. Luego, su cuerpo se desvanece y finaliza el film.
Inspirada en el cuento de Cortázar (cuyo título fue traducido al inglés como “Blow up”) la película mantiene algunos de sus elementos, como el descubrimiento realizado a través de la fotografía, la ilusión de poder evitar un crimen y el impacto psicológico de darse cuenta de que las suposiciones son erróneas. Sin embargo, el tiempo y el espacio en los que trascurre el relato son distintos, pues Antonioni sitúa la historia en el Swinging London de la década de 1960. Asimismo, a diferencia del texto original, el film nos brinda un conocimiento mayor sobre el protagonista al mostrarnos sus actividades, espacios que circunda y amistades, pero, sin embargo, resulta ser un personaje impasible y el espectador no puede saber con exactitud lo que este piensa o desea.
En este contexto social, tanto Thomas como los otros personajes son representados como sujetos alienados y deshumanizados que viven en el mundo moderno y frenético de la sociedad de consumo. El fotógrafo no posee un nombre (sabemos que se llama Thomas solamente a través del guión), de modo que es un individuo fundido con el todo, producto de la homogeneización a la cual la cultura contemporánea somete a los sujetos que participa en ella. Thomas, que se dedica a la fotografía de moda, está rodeado por la frivolidad; su prestigioso empleo le permite vivir en un gran y moderno estudio abigarrado de objetos y conducir un Rolls Royce. Por otro lado, el menoscabo de la subjetividad arroja, como corolario obligado, la inconsistencia del deseo, los proyectos débiles e inconstantes, la distracción permanente. Así, los personajes del film son incapaces de terminar nada, de enfrentarse a los problemas o de prestar atención suficiente. Es por ello que la búsqueda del cadáver y del asesino llevada a cabo por Thomas queda inconclusa al toparse con diversas distracciones. El misterio no se resuelve jamás.
Por otro lado, el film trata sobre la relación de Thomas con la realidad, realidad que sólo puede ser experimentada a través de la fotografía. Uno de los temas principales es la incertidumbre que crea la tecnología. La técnica obliga a plantearse su propia capacidad de ver, de representar la realidad a su manera. El problema de Thomas es que ya no ve el mundo como una realidad viva, sino que sólo puede experimentarlo en y a través de la imagen. Al igual que en el cuento, la máquina se impone al sujeto: es fotógrafo no sólo en el sentido de que ejerce esta profesión, sino en el de una verdadera forma de existencia. El mundo entero es para él, en primera línea, un objeto para la cámara fotográfica. La realidad sólo es interesante, y  hasta existente, cuando resulta apropiada como objeto de una fotografía. Es por ello que el protagonista, asimilado a la sociedad de consumo, cosifica a las personas, considerándolas solamente objetos para fotografiar. Sólo puede mirar, pero también se transforma en una imagen, en un objeto para ser expuesto. Los rasgos de exhibicionismo y de voyeurismo aparecen particularmente exaltados. Por eso es consistente que la mujer joven se desnude en el parque y ofrezca su cuerpo al fotógrafo a cambio de los negativos que tanto desea recuperar. El film está bañado por una sensación de frialdad, obtenida por las actitudes de Thomas hacia los otros personajes y también mediante el predominio de colores azules gélidos, colores que Antonioni denominó como “los más duros y agresivos”. Esta sensación se observa como efecto, además, en el comportamiento del público durante el recital de la banda de rock The Yardbirds. Las personas se encuentran tan quietas y rígidas que no parecen ser humanas, sino maniquíes o figuras de cera. La frialdad también se hace patente en el contraste entre las escenas filmadas en un ámbito natural con las que se localizan en la ciudad. El ritmo veloz y ruidoso relacionado con la intensidad de la vida urbana es contrapuesto a la tranquilidad y silencio del parque. El ritmo frenético de la ciudad es reflejado en la realización de secuencias con movimientos y transiciones rápidas y por el ruido constante de la música del jazz, del tráfico, de los manifestantes que gritan en la calle, etc. En las escenas del parque, por el contrario, reina el silencio y el espectador sólo puede oír el sonido del viento y las hojas.
Finalmente, gracias a los recursos del lenguaje cinematográfico, Thomas desaparece de escena casi mágicamente, de modo que sólo queda la imagen del parque vista desde un plano superior. El sujeto se ha borrado por completo.
En la comparación de “Las babas del diablo” con Blow up vemos ejemplificados los rasgos generales del fenómeno de la  transposición del lenguaje del relato narrativo al del lenguaje del relato cinematográfico. En ambas obras se intenta mostrar el carácter alienante y deshumanizador de nuestra sociedad capitalista, en la que las máquinas, como la cámara, nos han convertido en sujetos pasivos y homogéneos, con respuestas programadas y predecibles. Los modos de ver de los personajes del cuento y de la película se encuentran dominados por el de las máquinas. Esta imposición se expresa en los rasgos de voyeurismo y de exhibicionismo que dan cuenta de la suplantación de la subjetividad arrollada por la imagen. Sin embargo, el estilo con el que se aborda esta temática en el film es totalmente diferente a la del cuento, al mismo tiempo que la historia cambia y muchas acciones y personajes son desarrollados de forma más compleja.
La lectura de época se manifiesta en los contextos sociales en los cuales se sitúan el relato de Cortázar y el de Antonioni. La primera, según los objetos nombrados por el narrador (una cámara Contax y una máquina de escribir Remington), en el París de la década del 30, y la segunda, en el Swinging London de los años 60’s. Por otro lado, debido a estas elecciones, los estilos de las obras son diferentes. En “Las babas del diablo” hallamos una poética más dramática y siniestra, pues el protagonista experimenta una sensación de sufrimiento al ser consciente de la imposición de la máquina sobre él, por lo que intenta escaparse, en vano, de ella: “Ahora mismo (…) podía quedarme sentado en el pretil sobre el río, mirando pasar las  pinazas negras y rojas, sin que se me ocurriera pensar fotográficamente las escenas, nada más que dejándome ir en el dejarse ir de las cosas, corriendo inmóvil con el tiempo. En cambio, en el contexto del film, esta imposición de la tecnología sobre el sujeto no genera desesperación o angustia en los personajes, sino que la aceptan de manera casi inconsciente, sin manifestar sentimientos u opiniones al respecto: hacia el final del film, cuando Thomas participa de un partido de tenis con una pelota imaginaria entre mimos está aceptando, en ese gesto, esa realidad artificial. Respondiendo a esta situación, el estilo del film presenta una marcada frialdad, obtenida de diferentes maneras, entre ellas, la selección de colores azulados, el contraste entre la naturaleza y la ciudad, y la forma de relacionarse de Thomas con los otros personajes. Antonioni eligió Londres porque representaba esta sociedad de consumo y “la nueva mentalidad que se creó con la revolución de la vida, la ropa y la moral en Gran Bretaña, sobre todo entre jóvenes artistas, publicistas, estilistas o entre los músicos que formaban parte del movimiento Pop. Si bien el cuento y el film tratan el mismo tema, lo hacen de diferentes maneras según los recursos expresivos que ambos registros tienen a su disposición y según las elecciones que los artistas realizan sobre la utilización de dichos recursos. Gracias a la utilización de estos medios ambas obras logran colocar al receptor en una condición emocional similar, una sensación de encierro, desesperación e impotencia ante una sociedad en la que domina la máquina.


*Nilce Cothros: es estudiante de la carrera de Artes en la UBA, amante del cine y ávida lectora.

Agenda semanal de actividades literarias

Todas las semanas el programa Bibliotecas para armar ofrece una serie de actividades gratuitas destinadas a promover el vínculo de las bibliotecas comunitarias con aquellas personas interesadas en formarse en temáticas relacionadas con el libro y la lectura. Además, brinda talleres especialmente pensados para niños y adolescentes



Miércoles 26

Romania nova VII
El proyecto de investigación Romania Nova (estudios comparativos de lenguas romances en las Américas) se desarrollará en conmemoración de los ochenta años de Mary A. Kato (UNICAMP), coordinadora de los encuentros anteriores de Romania Nova. Coordinadores: Francisco Ordóñez (Universidad de Stony Brook, Nueva York) y Andrés Saab (UBA-CONICET). Adhesiones: Instituto de Filología y Literaturas Hispánicas “Dr. Amado Alonso” (UBA)
26, 27 y 28 de noviembre
De 9 a 19 hs.
Museo del libro y de la lengua, Auditorio David Viñas, Av. Las Heras 2555


Jueves 27

Ficciones del dinero, Argentina, 1890-2001
Presentación de libro de Alejandra Laera. Con la participación de: Sandra Contreras, Fermín Rodríguez y la autora. En la década de 1990 se escribieron varias novelas con el dinero como protagonista: dinero extinto, dinero falso, dinero dilapidado, dinero quemado, dinero que deforma el cuerpo. En todas ellas es el motor de la trama, la matriz explicativa del relato que permite iluminar zonas veladas de espacios y temporalidades de la Argentina contemporánea a través de la ficción.
A las 19 hs.
Libros del Pasaje, Thames 1762

Mafalda. Historia social y política
Presentación del libro de Isabella Cosse, publicado por el Fondo de Cultura Económica.
A las 19 hs.
Biblioteca Nacional, Sala Juan L. Ortiz, Agüero 2505


Viernes 28

Rosas Rosas Rosas
Jam de lectura, música y proyecciones. Lectura perfomática + Música + Proyecciones. Idea, Lecturas, Textos: Cecilia Szperling. Musica: Guillermina Etkin- Cecilia Grammático. Proyecciones: Paula Coton- Manu Reyes- Leonardo Zito
A las 19:30 hs.
Museo del libro y de la lengua, Auditorio David Viñas, Av. Las Heras 2555

Tacana o los linajes del tiempo
Presentación del poemario de Leonardo Martínez, edición conmemorativa del primer libro del poeta catamarqueño. Leonardo Martínez (Córdoba, Argentina, 1937). Poeta y músico catamarqueño nacido accidentalmente en la ciudad de Córdoba. Desde hace más de veinte años reside en la ciudad de Buenos Aires. Cursó estudios musicales en la Escuela Superior de Música de la UNT.
A las 19 hs.
Biblioteca Nacional, Sala Juan L. Ortiz, Agüero 2505

Seré tu madre tranquila, por Ariel Gurevich
Ciclo Ópera primas VIII edición. 
Seré tu madre tranquila es una promesa imposible imaginada desde el lugar del hijo. Un ensayo íntimo sobre el mundo que rodea a la madre. La necesidad de dar cuerpo y voz a los personajes que nos conmovieron, para entender por qué uno es quién es.
Entrada: $60
A las 23:30
Centro Cultural Rojas, Sala Biblioteca, Corrientes 2038

Vivan las feas, de Mariela Asencio
Tres mujeres de generaciones distintas son arrojadas a un escenario histórico por una directora que las abandona a su suerte para ocuparse exclusivamente de su cuerpo.
Entrada: $40
A las 22.30 hs.
Centro Cultural Rojas, Sala Cancha, Corrientes 2038


Sábado 29

Pluralidades
La profesora Esmeralda Longhi Suárez presentará la antología de escritores marplatenses, edición XVIII, de la que es compiladora. Organiza el Centro de Escritores Argentinos y Latinoamericanos (CEAL).
A las 17 hs.
Biblioteca Nacional, Sala Augusto Raúl Cortázar, Agüero2505


Domingo 30

Jorge Luis Borges: El tango
Recital poético musical basado en poemas y milongas de Jorge Luis Borges. Así como Homero, el poeta del siglo X a de C., Borges se hace receptor de situaciones, en este caso de malevos, que le han sido contadas, algunas veces por los mismos protagonistas, y nos las devuelve transformadas en bellas poesías y breves narraciones, recreando así ese universo que dio origen a lo que vino a llamarse “El tango”.
A las 17 hs.
Museo del libro y de la lengua, Auditorio David Viñas, Av. Las Heras 2555


Lunes 1

Antología del lector cómplice
Presentación de la antología publicada por Enigma Editores.
A las 19 hs.
Biblioteca Nacional, Sala Augusto Raúl Cortázar, Agüero2505

…En la punta de la lengua
Bienal de la imagen en movimiento: obras de Raquel Ponce y Gregorio Viera
Del 18 de noviembre al 18 de diciembre de 2014
A las 19 hs.
Centro Cultural de España en Bs.As., Paraná 1159



Convocatorias

Premio internacional de poesías  "Viajeros al tren" (Argentina)
Género: Poesía
Premio: Placa y diploma
Abierto a: Mayores de 14 años
Entidad convocante: Centro Cultural Kemkem
País de la entidad convocante: Argentina

Fecha de cierre: 30 de noviembre de 2014
Más información: aquí

martes, 25 de noviembre de 2014

La escritura como duelo

Menos mal que todavía queda la palabra, al menos está la palabra. Aunque no alcance para recuperar lo vivido nos sirve para alojarlo en el recuerdo, para preservar la historia. Así hacen los narradores cuando cuentan sus historias, las historias a las que nos asomamos curiosos y que nos alejan de la soledad. Libro de arena publica una breve reseña de La invención de la soledad de Paul Auster, en que el autor hace un ajuste de cuentas sobre su relación personal con su padre e indaga en el género de la "novela familiar".



Por Federico Boido*


Hay una novela de Paul Auster en la que el personaje principal debe afrontar la muerte de su padre. Un padre con el que tuvo una relación compleja, distante. Sabe que con su muerte también muere su condición de hijo. Y Auster escribe, el personaje principal sólo escribe. Necesita narrarlo. Tiene la certeza de que, de ahora en adelante, su padre sólo será una trama de narraciones.
Hay una imagen del libro que me resulta muy potente: el personaje entre los objetos de su padre, en su casa. Es, para mí, la imagen de la soledad, una soledad habitada. Le toca, quizás, lo más difícil de todo: desarmar la casa de su papá. En el proceso, comienza a conocerlo. Lo hace a través de los restos, de los fragmentos, de los objetos: libros, fotos, recortes de periódicos, ropa, cuadernos con anotaciones. Decide tirarlo todo. Decide, también, que para despedir a su padre va a escribir un libro. Quiere desprenderse, necesita suturarse.
La invención de la soledad es una creación de Auster. Inventa a su padre, narra al padre; lo hace para hablar de él, de la imposibilidad de volver a ser hijo, de la imposibilidad de no sentirse solo. Una imagen simétrica: el hijo frente a la habitación del padre, la habitación de la escritura de un escritor. Imagino a Auster escribiendo sin parar, como un orfebre,  como un artesano de las palabras. 
Hace algunos días escuché el testimonio del joven escritor Félix Bruzzone: “sólo conozco narraciones sobre mis papás”. Félix es hijo de desaparecidos. Él construyó la muerte de sus padres, les inventó una historia, los vio volver en forma de medusas, de viajes, de amantes. Bruzzone también es piletero. Limpia piletas y escribe en su mente, sólo después lo vuelca en el papel. Pero limpia piletas: mueve y toca el fondo, lo rastrilla. Necesita hallar algo. Sabe que escribir sobre otros temas sería como irse de vacaciones de su propia historia. Sabe también que su escritura será perpetua como la desaparición de sus padres, como su condición de hijo. Acaso la escritura, la de Auster tanto como la de Bruzzone, sepa de la fijeza, de lo que perdura, pero también de la apertura y de la flexibilidad de las alternativas, de la invención de las posibilidades.


La invención de la soledad

Paul Auster

Barcelona, Anagrama, 2012












*Federico Boido: es profesor de historia, hincha fanático de San Lorenzo y haciendo rima con su apellido vive en el porteño barrio de Boedo.