viernes, 30 de octubre de 2015

Susana Itzcovich y Cecilia Repetti: "No toda la obra de un mismo autor es buena."

Todos los caminos llevan a la literatura infantil y juvenil, o muchos caminos diferentes llevan a ella. En la entrevista que inauguró el segundo ciclo de 2015, Mario Méndez charló con dos especialistas en el tema, que contaron el origen de su vínculo con este ámbito: Susana Itzcovich especialista, editora, profesora, periodista, coordinadora de ediciones de Lugar Editorial, cofundadora de ALIJA y Cecilia Repetti, editora y creadora de versiones de cuentos clásicos, con una larga experiencia en el mundo editorial, coordinando ediciones en Aique, a cargo del área de literatura infantil y juvenil en SM, entre otras cosas. Libro de arena publica la primera parte de la presentación de este nuevo ciclo de "Encuentros con escritores de literatura infantil y juvenil", que tuvo lugar el lunes 24 de agosto, en La Nube. La segunda parte saldrá el viernes próximo.



Mateo Niro: Buenas tardes. ¿Cómo les va? Acá estamos casi como en nuestra casa. Como por décima vez estamos encontrandonos en este ciclo precioso para nosotros, por muchas razones. Por encontrarnos después de una jornada laboral a charlar de aquellas cosas que nos gustan, es bastante raro encontrar tanta gente a la que le guste lo mismo, y que sea apasionada y se atraviese la ciudad, o a veces venga desde más lejos, para venir acá. También por nuestras invitadas de hoy, que son un lujo. Y todo lo que se viene. Creo que lo vieron en la información, pero además Mario va a pasar el cronograma de las personas invitadas. También, vale la pena decirlo, Mario, además de ser un amigo es un colega y un maestro que timonea este barco, así que estamos contentos de arrancar este nuevo Ciclo de Encuentros con Escritores y Especialistas en Literatura Infantil y Juvenil. Además acaba de salir campeón River, y lo reconocemos, así como dijimos en su momento cosas no tan positivas… (Risas).También quiero comentar algo importante en relación a La Nube pero antes de eso contarles a todos los que nos conocen, que durante muchos años trabajamos juntos un grupo de amigos, y lamentablemente, una de ellas, Gabriela Halpern, falleció la semana pasada. Para nosotros es el dolor más grande que tuvimos en la vida y en el trabajo. Gabriela era una compañera querida y genial, y para nosotros no hay consuelo. Esto pasó hace un par de días, así que hoy, cuando teníamos que arrancar de nuevo, nos pasaba una de esas cosas que pasan con la vida. Cómo afrontar una situación hermosa, frente a este calvario. Sepan que es bueno decirlo, como homenaje a Gabi, una persona maravillosa que nos acompañó y nos enseñó y también como homenaje a todos nosotros, que tenemos que seguir atravesando estas cosas. Con alegría, y en este momento con una tristeza terrible. Ustedes ya saben… Y La Nube está cumpliendo cuarenta años, ¿no, Pablo?

Pablo Medina: Es grave. No se delata la edad…

MN: No. Pablo fundó La Nube cuando tenía dos años. (Risas). Por lo cual, este ciclo que habíamos soñado, con presencias tan importantes, forma parte de los festejos de estos cuarenta años. Antes que nada, agradecerle a Pablo para quién pido un aplauso (Aplausos)… Y para todos los que forman parte de La Nube, este proyecto maravilloso que Pablo va a dirigirnos unas palabras…

PM: Dirigir, no. Dirigir, nada. Los que somos guerreros parecemos duros por fuera pero por dentro, no. Gabriela empezó con nosotros trabajando acá con su espectáculo, me acuerdo  que vino con su texto de Ricardo Mariño, El mar preferido de los piratas, la primera vez que lo hizo. Y estuvo mucho tiempo trabajando con nosotros ese espectáculo. En cuarenta años han pasado estas cosas. Me parece que lo fundamental es que uno no olvide a estas personas. La memoria, recordarlas. La memoria de la cultura, la memoria de la infancia. Y Gabriela está presente. Acá hay un libro que se editó en vida de ella, que es sobre su experiencia con “Los relatos orales en la sociedad letrada”, de Editorial Cabiria, que este año además editó las charlas de Mario Méndez con escritores. La idea es que puedan venderse, porque es la única manera de que se pueda conocer esa experiencia. Y además, porque cuesta mucho hacerlos. A raíz de los cuarenta años, Isol y Pablo Bernasconi, que son dos ilustradores muy importantes hicieron afiches conmemorativos. Bienvenidos, y les reitero, compren los textos porque también es una manera de darle forma. Yo entrego parte de lo que sé hacer, me gusta lo que hago, siento pasión por esto, pero hay que sostenerlo de alguna manera. Y de la mejor manera, no de maneras que nosotros no sabemos hacer. Estamos además retomando la osadía de hacer un Seminario Permanente con Lidia Blanco, sobre las hadas en la literatura infantil. Y también un Taller de Escritura. Además estamos poniendo pronto en circulación la digitalización de la biblioteca. Ya está la primera parte. A partir de un convenio con la Universidad de San Martín. Va a estar accesible toda la parte de Teoría y de Historia de la Literatura Infantil. Estamos además con un ciclo a partir de La bella durmiente, de una versión especial de Eva Halac. Un poco para celebrar esta cuestión de la vida y los libros. Estamos reflexionando acerca de la versión de ese cuento que se hizo en ese espectáculo. Tenemos también un laberinto en homenaje a los ciento cincuenta años de Alicia en el país de las maravillas. Si quieren mayor información, dejen sus datos que se las vamos a hacer llegar. Ahí en la mesa está toda la producción que está coordinando la querida amiga de toda la vida Susana Itzcovich. Gracias. (Aplausos).

Mario Méndez: Vamos a comenzar. A Gabi le hubiera gustado que siguiéramos con una sonrisa, así que empezamos este nuevo Ciclo que es un orgullo y una alegría, sonriendo. Hoy, con la presencia de dos editoras y especialistas: Cecilia Repetti y Susana Itzcovich, que han querido venir. Voy a contarles un poco acerca de su obra, y otro poco va a salir de la charla. Brevemente les cuento que en este ciclo van a venir de visita y vamos a estudiar la obra de Margarita Mainé, Itsvansch, Ema Wolf, Liliana Bodoc y María Teresa Andruetto. En ese orden. Un lujo, por donde lo miren. Vamos a empezar este lujo hoy con Susana Itzcovich, especialista, editora, profesora, periodista, coordinadora de ediciones de Lugar Editorial, cofundadora de ALIJA, y durante dos períodos, presidenta. Muchas gracias por venir. Y Cecilia Repetti, quien tiene también una larga experiencia en el mundo editorial. Muchos años coordinando ediciones en Aique, desde hace tres años en SM a cargo del área de literatura infantil y juvenil. Editora y creadora de libros de texto, de versiones de cuentos clásicos y en SM, entre otras cosas, se ha dado el lujo de que, a partir de su trabajo, SM de Argentina incorpore dos colecciones que antes no existían, que son creaciones de ella y de su equipo. Una es Hilo de Palabras, dedicada a leyendas, mitos y todo aquello que es del acervo popular, retomado por autores contemporáneos. Y la otra es Teatro de Papel, una colección dedicada al teatro, que ya está en el mercado con ocho títulos de diferentes dramaturgos. El teatro y la poesía muchas veces tienen poco lugar y Cecilia ha logrado eso en SM. Bienvenidas las dos. Tenemos muchos lugares por donde empezar, pero vamos a empezar por lo básico. ¿Cómo llegan ustedes a la literatura infantil y juvenil?

Susana Itzcovich: Bueno, por miedo a… (Risas). Más o menos para la década del sesenta yo estaba viviendo en Mar del Plata, tu ciudad, Mario, cuando se creó un profesorado de para maestras Jardineras y se abrió la cátedra de Literatura Infantil. Yo ya había estado investigando, me presenté a la cátedra y la gané. Ahí empecé a armar una trayectoria que continué en varias líneas. Cuando vine a vivir a Buenos Aires en el ’67, además de dar cátedra (que para eso me recibí en Letras), una de mis ideas era la de funcionar en los medios gráficos, radiales, televisivos, donde fuere, haciendo crítica de libros y espectáculos para niños, cosa que no era usual en ese momento. Así que a través de ciertos contactos, empecé a trabajar haciendo notas en la revista “Análisis”, que después desapareció, en “Panorama”, donde trabajé siete años, y en otros medios gráficos, diarios, etc. La primera nota que hice para “Análisis” es sagrada para mí, porque fue una entrevista exclusiva a María Elena Walsh y una caricatura de ella,  salió en tapa. Jovenzuela como era en ese entonces, y primeriza en el periodismo, fue impactante.

MM: Qué comienzo…

SI: La verdad que sí. Posteriormente, seguí con la cátedra de Literatura para niños y jóvenes, en Profesorados de jardín de Infantes y en Bibliotecología en la ciudad de La Plata, donde se crea la cátedra de Literatura Infantil para bibliotecarios escolares primero, y después, para bibliotecarios en general. Muy bien pensado por la regente de la institución, en  el Instituto nº 8 de La Plata, que pensaba que un bibliotecario tenía que conocer la literatura infantil para poder recomendar libros a los alumnos. Esa cátedra la ejercí durante veinticinco años, y creo que la camada de bibliotecarios debe haber aprendido a valorizar la auténtica literatura. Siento que fui útil en ambas cosas. También trabajé en escuelas de enseñanza media. Después me cansé, renuncié y me quedé con los profesorados. Escribí un libro teórico que está editado por Colihue, que se llama Veinte años no es nada, y es la recopilación de una serie de artículos periodísticos, bastante audaz. Hay dos o tres que están publicados en el período infame del gobierno de facto que no sé cómo no los detectaron y pasaron inadvertidos. Sobre todo hablando maravillas de Ayax Barnes y Beatriz Doumerc. Después me jubilé, pero sigo trabajando porque sería muy aburrido no hacer nada. Y una de las cosas que hago es dirigir esta colección de Teoría de la Literatura Infantil y Juvenil, en Lugar Editorial.

MM: Muy bien. Ahora volvemos sobre varias de esas cosas. ¿Cecilia?

Cecilia Repetti: Creo que llegué a la literatura infantil y juvenil por deformación profesional. Estudié letras en la UCA hace muchos años, y cuando terminé me di cuenta de que lo mío no era la docencia, de que lo mío no iba por ahí. Si bien daba clases en un instituto preparando Ingresos al Buenos Aires y al Pellegrini, y me fogueaba con los distintos programas que había en circulación, incluso dando latín. Y un día me llama una amiga y me cuenta que se está por crear una nueva carrera en Puán, a tres cuadras de casa. Sonaba interesante. La carrera era de Técnico en Edición. Para mí fue fascinante. El primer día asistí a una materia que se llama Introducción a la Industria Editorial, que la dictaba Ricardo Nudelman, Alejandro Katz y creo que Horacio García. Y recuerdo a Nudelman que puso en el pizarrón que la industria editorial no movía la economía del país. (Risas). Y con esa carrera descubrí que podía hacer una especie de sincretismo, entre lo que había estudiado, Letras, y el “hacer libros”, que me parecía una actividad fascinante. Me sigue pareciendo así hoy. Es un arte, una artesanía, un oficio en el que uno vuelca toda su creatividad. No solamente por esto de crear colecciones, sino que además se trabaja con creativos, se trabaja en equipo. Terminé la carrera y me sentía mucho más cómoda con mi profesión, y con mi camino laboral. No sé cómo está ahora la carrera, pero yo siempre la recomiendo. La Edición es una profesión que uno puede hacer por oficio. A lo largo de mi vida he encontrado gente dispuesta a enseñarme el oficio, más allá de que yo hubiera hecho la carrera. Yo misma he sido formadora. Siempre tengo gente al lado a la que puedo pasarle pequeños tips, secretos que hacen a lo que es “hacer libros”. La carrera termina con una pasantía en alguna editorial, y entre las que había, elegí hacerla en Aique, que era de textos escolares. Y seguí allí, parece que a los dueños originales les gustó mi forma de trabajar, y me quedé dieciocho años. (Risas). Hice muchas cosas. Cuento todo esto, porque lleva a lo que soy hoy. A pesar de que era de Letras, estuve ocho años en el Departamento de Arte. Aprendí a diagramar libros, a trabajar con ilustradores y diseñadores, a prestar atención a la fotografía, a educar mi mirada estética de las cosas. Todo el mundo me decía que alguna vez me dedicara a editar, pero yo estaba muy cómoda después de ocho años, incluso llegué a ser subjefa del área. Hasta que en un momento se dieron una serie de movimientos departamentales, y ahí quedé como editora. Y ahí editaba de todo. Sobre todo, libros de texto. De Ciencias Sociales, de Matemáticas, mucho del Primer Ciclo, Áreas Integradas del Primer Ciclo. Y a partir de ahí empecé a tener más contacto con la literatura infantil y juvenil y a hacer mi camino, armando las primeras antologías para los libros escolares. Además, trabajé catorce años, como externa, en Albatros editando todo tipo de libros para chicos (además de adultos, porque era la única editora), libros de mandalas, de pictogramas, de manualidades… Y en un momento, aparecieron las ganas de “reconvertirme”, y de dedicarme más de lleno a la literatura infantil y juvenil, o de tener una formación más profesional (no es fácil, no hay muchas instancias de capacitación), y me comentaron que había un postítulo del CEPA en Literatura infantil y juvenil, con un cupo muy pequeño para editores. Lo dirigía Gustavo Bombini y Cecilia Bajour. Y entramos justo en la última cohorte, porque después lo cerraron. Y compartí el cupo con Lola Rubio, de Fondo de Cultura Económica, con otra editora, Florencia Lamas, que está ahora en literatura infantil y juvenil de Aique: Sonia Lugea, que es bibliotecaria y que fue asistente de Alicia Salvi, con María Amelia Macedo, que está ahora en Penguin. Y todas nos preguntábamos qué hacíamos ahí, los días sábados de nueve a seis de la tarde. Durante dos años. Y así fue, un buen día renuncié a las dos editoriales juntas porque había un lugar vacante en el área de infantil y juvenil de SM. No era que yo tuviera una voluntad expresa de cambiar, pero se dio como esas cosas que se dan en la vida… ni antes ni después. Y ahora estoy trabajando, haciéndome cargo de una macro-colección que tiene una historia que me precede largamente, que es El Barco de Vapor, y haciendo y haciendo. Soy una entusiasta del hacer, por eso las colecciones nuevas. Ya hace más de tres años. También estoy en ALIJA. Y trabajando junto con Susana en el comité de la Feria del Libro Infantil y Juvenil. En una subcomisión bien interesante, pero que nos da mucho trabajo.

SI: Las que mejor lo hacemos. (Risas).

CR: Organizamos las jornadas de docentes mediadores. Los invitamos a que vayan, por supuesto. Somos un grupo de ocho o diez personas que trabajamos durante todo el año. Ahora terminó la Feria y ya el miércoles nos reunimos a pensar qué propuestas vamos a hacer para las Jornadas. Son bastante multitudinarias e interesantes. Recogemos las inquietudes de los participantes, de los docentes y bibliotecarios que vienen. Susana está a cargo de una colección preciosa que es la de Teoría LIJ; creo que hay que formar mediadores y por ahí vamos.



MM: Sin duda trabajan. Han trabajado mucho. Entre las muchas líneas que se abren hay una en la que coinciden las dos, que es ALIJA. Ahí trabajaron y trabajan por supuesto ad honorem y poniendo tiempo, dinero, y esfuerzo. Vos fuiste co-fundadora y fuiste presidente, y ahora está Cecilia como vocal. Yo sé que estás ahí al pie del cañón. ¿Qué significa, en lo profundo, ALIJA para la literatura infantil y juvenil en la Argentina?

jueves, 29 de octubre de 2015

Entrevista a María Teresa Andruetto


Un laberinto de fuego

Celebramos nuestro estar en este mundo; ceremonias, festejos y rituales se abren en sus múltiples posibilidades a la infinita actividad de invención humana. Motivos, razones, explicaciones cubren el vacío del enigma central que debe ser conjurado. En el mes de las celebraciones Libro de arena comparte textos que animan el fuego de esa creación tan singular y tan propia, los que avivan el ánimo y nos entusiasman con las mitologías, las ficciones, la literatura que nos viste y nos abriga.



Por Adriana Márquez 


“El fuego, en general, no es un objeto científico. Sigue siendo un objeto fantástico.”
Gastón Bachelard


En el borde de la Tierra hay un dragón.
Una tortuga sostiene el mundo.
Si se llega al extremo se cae, vertical. Noventa grados.
Las creencias sostienen al hombre en la Tierra. Le explican su estar aquí. Su SER aquí. Nace así el mito, la leyenda.  
Explicarse en el mundo es un laberinto con dragón en el centro. Con Minotauro. Con enigma. Con el nombre que cada uno elija: cada uno tiene su propio laberinto. Y se recurre a la ayuda cuando el laberinto se vuelve avalancha. Algunos rezan. Otros ayunan. Otros caen en abismos o espejismo. Ismos, distintos ismos. Algunos danzan cerca de un fuego. O meditan. Tejen. Destejen. Entrecruzan.

En el borde del mundo hay un dragón. Su poder es el fuego. Casi que es su único poder.
El fuego que alumbró los primeros rostros de los hombres anochecidos en cavernas. La ceremonia del fuego que los/nos reúne desde ese estar en esas cuevas (en el silencio primero y natural), desde las pieles, la carne semicruda, el frío. Los ojos vidriosos de observar ese fuego que es calor, cocción, rejunte, vida.
Mismo fuego que enciende maderos grandes para fogatas o pequeños sahumerios para rituales caseros: encender palo santo, sándalo, mirra, incienso, benjuí. Quien lo prende convoca, seguramente es un espíritu que requiere sosiego. Convocar y sanar. Reunir. Congregar. Desatar pesadas cuerdas de linajes pegados en la piel, invisibles, por medio del fuego mínimo y el lento ascenso del humo que escapa del sahumerio.

Fuego benefactor para el abrigo; luz que enciende oscuridad, que ilumina. Y fuego que incendia devastando. Fuego sagrado. Temido. Fuego lento que hornea sabores. Que cocina la arcilla. Que moldea.

Asistimos a distintas ceremonias del fuego: se prenden las velas en el cumpleaños sólo para apagarlas (tres deseos. El ritual del deseo). Se encienden los cuerpos de los amantes, otro ritual del deseo. Se frotan, en pos de la chispa. Y más de una vez todo termina en cenizas. 

Configurar un mundo. Luego, tratar de explicarlo. Finalmente, intentar redimirlo; en rituales cotidianos o más o menos sofisticados. O más o menos pretenciosos. O un poco creíbles.
Configurar un mundo, ver las grietas e intentar curarlo. ¿Un hilo? ¿Un acto de fe? ¿Un fuego encendido en medio de tanta oscuridad? Tal vez…


El hilo que la mano de Ariadna dejó en la mano de Teseo (en la otra estaba la espada) para que éste se ahondara en el laberinto y descubriera el centro, el hombre con cabeza de toro o, como quiere Dante, el toro con cabeza de hombre, y le diera muerte y pudiera, ya ejecutada la proeza, destejer las redes de piedra y volver a ella, a su amor.
Las cosas ocurrieron así. Teseo no podía saber que del otro lado del laberinto estaba el otro laberinto, el del tiempo, y que en algún lugar prefijado estaba Medea.
El hilo se ha perdido; el laberinto se ha perdido también. Ahora ni siquiera sabemos si nos rodea un laberinto, un secreto cosmos, o un caos azaroso. Nuestro hermoso deber es imaginar que hay un laberinto y un hilo. Nunca daremos con el hilo; acaso lo encontramos y lo perdemos en un acto de fe, en una cadencia, en el sueño, en las palabras que se llaman filosofía o en la mera y sencilla felicidad.


J. L. Borges: “El hilo de la fábula” 


*Adriana Márquez: es Licenciada en Letras, docente del Taller de lectura y escritura en la materia Semiología (CBC - UBA). Publicó el libro de relatos De paso (2013, Editorial Simurg). Dicta talleres literarios.

miércoles, 28 de octubre de 2015

Agenda semanal de actividades literarias

Todas las semanas el programa Bibliotecas para armar ofrece una serie de actividades gratuitas destinadas a promover el vínculo de las bibliotecas comunitarias con aquellas personas interesadas en formarse en temáticas relacionadas con el libro y la lectura. Además, brinda talleres especialmente pensados para niños y adolescentes



Miércoles 28

Ciclo de proyecciones: El escritor oculto, 4ta edición
Proyección: El desencanto, de Jaime Chávarri (España, 1976) Leopoldo Panero, poeta, murió en Astorga, donde había nacido, en el año 1962. Catorce años más tarde, las personas que más íntimamente estuvieron ligadas a él, Felicidad Blanc, su viuda, y sus tres hijos, recuerdan aquel caluroso día de agosto.
Curaduría: Andrés Di Tella Diálogo con Andrés Di Tella, quien realizará un breve recorrido por su filmografía y una presentación de los documentales elegidos para el ciclo.
A las 20:30
Malba, (Av. Figueroa Alcorta 3415)

Ciclo Letra y Música: Pablo Sbaraglia+ Mariano Blatt
El Rojas inicia el ciclo. El músico rockea el poema. El poeta baila. Lo cantamos todos. Y cada mes tenemos una canción nueva. Música y poesía nacieron juntas, crecieron juntas, se autonomizaron y volvieron a juntarse muchas veces en la historia.
Gratuito: Las localidades se retira en Boletería - Planta Baja - dos horas antes de la función.
A las 19 hs.
Centro Cultural Rojas, Sala Batato Barea, Corrientes 2038

Las Moradas de Santa Teresa de Jesús
Presentación del libro trasladado al formato de la historieta
A las 19 hs.
Embajada de España, Av. Figueroa Alcorta 3102 (entrada por c/Mariscal Castilla)

Teoría de los Colores
Presentación de Mercedes Roffé, con diseño de Alfredo Baldo (Editorial Musa a las 9)
Participan: Marta Borel Urtubey, Mario Nosotti, la autora y el diseñador.
En esta edición digital de Teoría de los Colores se reúnen 33 poemas ecfrásticos de Mercedes Roffé, acompañados por primera vez de las obras visuales que les dieron origen.  Imágenes de Vuillard, Moreau, Redon, Ravier, von Werefkin y Rozanova, entre otros, dialogan con los poemas que inspiraron
A las 19 hs.
Centro Cultural de España en Bs.As., Florida 943

Príncipes y mendigos
Conferencia del escritor Maxwell Leites acerca de su obra 40 cartas 40 decisiones.
La charla se referirá a la voluntad humana para conseguir las metas necesarias que logren emprender una vida mejor luego del sufrimiento, la pérdida y el dolor.
A las 19 hs.
Biblioteca Nacional, Sala Augusto Raúl Cortázar, Agüero 2505

Invocación a Iris Scaccheri
Presentación del libro Idilios (segunda parte), con lecturas de Cristina Banegas e Ingrid Pelicori.
Iris Scaccheri fue una de las más brillantes bailarinas argentinas. Al retirarse de los escenarios, comenzó a publicar sus escritos. Así surgieron Brindis a la danza y los dos volúmenes de sus poemas/novela Idilios, cuyo
A las 19 hs.
Museo del libro y de la lengua, Auditorio David Viñas, Av. Las Heras 2555


Jueves 29

El verdadero Martín Fierro
Conferencia sobre la obra documental de Abel Gari cuyo personaje central es Martín Fierro.
El autor relatará minuciosamente la historia de Melitón Fierro (luego Martín) a partir del año 1866 en su condición de detenido a través de distintos juzgados en la provincia de Buenos Aires: Monsalvo, Ayacucho, Tandil y Azul, todos en el mismo año. También, el seguimiento de la conformación de su familia en el año 1877, y su fallecimiento en el año 1889 en la zona de Guaminí.
A las 19 hs.
Biblioteca Nacional, Sala Augusto Raúl Cortázar, Agüero 2505

Taller de traducción de poesía francófona actual
Dictado por Lucía Dorín.
El género poético suele presentarse como un lenguaje estético problemático para el traductor literario. De hecho, en los traductorados no hay una formación específica y suele ser un tema que queda relegado en los programas de traducción literaria
A las 10 hs.
Museo del libro y de la lengua, Auditorio David Viñas, Av. Las Heras 2555


Viernes 30

Monocorde
Obra de teatro que revela vínculos y diálogos en espacios oprimidos y detenidos en el tiempo imperceptible del encierro, que dan lugar a un sinfín de situaciones repetitivas de las que parece imposible huir.
A las 19 hs.
Biblioteca Nacional, Sala Augusto Raúl Cortázar, Agüero 2505

Todo poesía
Presentación de la antología poética de Alberto Mario Perrone con Luis Chitarroni, Horacio González y el autor. Músicos invitados: Mirta Álvarez (guitarra) y Roque de Pedro (piano).
A las 19 hs.
Biblioteca Nacional, Auditorio Jorge Luis Borges, Agüero 2505

Poesía YA!
Ciclo de lectores que leen sus poemas preferidos en la plaza del Museo del libro y de la lengua.
Hasta el 22 de octubre se reciben poemas en poesiamalditopan@gmail.com.
A las 19 hs.
Museo del libro y de la lengua, Plaza Boris Spivacow, Av. Las Heras 2555


Sábado 31

Lectores galegos en Bos Aires
Cándido, o el optimismo (1759), de Voltaire. Ciclo de literatura gallega coordinado por Andrea Cobas Carral y Débora Campos Váquez
A las 15 hs.
Centro Cultural de España en Bs.As., Florida 943

Libros y Músicas. Románticos nacionales
Lecturas de Ignacio Sánchez Mestre a cargo de Mónica Raiola. Obras de Grieg, Ginastera, Schumann y Piazzolla por Carlos Nozzi (violonchelo) y Patricia Vila (piano).
Un encuentro que conecta el mundo de la literatura con el de la música.
Literatura teatral
Ignacio Sánchez Mestre
Monólogo: La dueña del ramo
Actriz: Mónica Raiola
A las 19 hs.
Biblioteca Nacional, Auditorio Jorge Luis Borges, Agüero 2505

La Noche de los Museos
El Museo abre sus puertas para el visitante nocturno. Ofrece sus muestras permanentes, sobre la lengua y el libro, para ser recorridas, usadas, disfrutadas. También sus exposiciones temporarias, Galaxia Borges. Habrá música en vivo y proyecciones del festival Internacional de Videoarte.
De 20 a 3 hs.
Museo del libro y de la lengua
22:30 hs. | Plaza Boris Spivacow
Música en vivo: La Cresta de la Olga
Museo del libro y de la lengua, Plaza Boris Spivacow, Av. Las Heras 2555


Lunes 2

Las d'enfrente
Puesta en escena de la obra de Federico Maertens en una reescritura del grupo de teatro del Centro Burgalés.
A las 19 hs.
Biblioteca Nacional, Auditorio Jorge Luis Borges, Agüero 2505


Martes 3

Como los pájaros
Presentación del poemario de Rubén Balseiro con Osvaldo Rossi, Ricardo Rubio, Norberto Barleand, Bertha Bilbao Richter y el autor.
A las 19 hs.
Biblioteca Nacional, Sala Augusto Raúl Cortázar, Agüero 2505

Galaxia Borges
Museo de la eternidad
Como hay teatro dentro del teatro o ficción dentro de la ficción, el Museo del libro y de la lengua contiene su propio e invertido museo: el de la Eternidad o Galaxia Borges. En este museo se presentan las huellas de la empresa que algunos consideran fracasada y otros triunfante, de vencer al tiempo. Varios escritores imaginaron modos de la eternidad: Jorge Luis Borges, Macedonio Fernández, Leopoldo Marechal, Adolfo Bioy Casares, Ricardo Piglia.
Museo del libro y de la lengua, Auditorio David Viñas, Av. Las Heras 2555


Convocatorias

Premio crónicas interiores (Argentina)

Género: Crónica
Premio: doce (12) mil pesos argentinos, edición y publicación
Abierto a: mayores de 18 años con domicilio o residencia en la república Argentina
Entidad convocante: Gaceta Deodoro de la Secretaría de Extensión Universitaria de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), por la revista Anfibia de la Universidad Nacional de San Martín (Unsam) y por la Editorial de la Universidad Nacional de La Plata (Edulp).
País de la entidad convocante: Argentina


Fecha de cierre: 31 de Octubre de 2015
Más información: aquí

martes, 27 de octubre de 2015

Ceremonia para el enojo

Quien salva un árbol salva al mundo. Rituales y ceremonias conjuran secretos recuerdos e irrefrenables afinidades. Anuncio de la furia que se desata cuando lo más preciado es puesto bajo amenaza, un sacrificio mortal salva el mundo. Libro de arena comparte textos que abordan las ceremonias, festejos y rituales cotidianos.
  


Por Florencia Serpentini


Aquella tarde, llegué a casa decidida a actuar. Entré al cuarto que, un mes atrás, había sido de la abuela. Tomé sus lentes que estaban guardados bajo el polvo. Fueron suyos y ahora eran míos. Luego, me metí en el cuarto de Caro. Agarré su pinza de depilar que estaba mal escondida y corrí al patio. La ceremonia no podía demorarse más.
Era horrible lo que hacían. El limonero era lo único que me quedaba de la abuela. Me puse los lentes y me paré en la baldosa del medio. Esperé quieta como una estatua para pasar desapercibida. Ahí estaban. Caminaban en hilera. La interminable fila de enemigas negras subía por el tronco. Casi no quedaban hojas para morder. Vi una que caminaba sola, se había alejado de las otras. Aproveché la ocasión. Me acerqué casi sin pisar el suelo. La agarré despacio para aún no lastimarla y empecé. Patita tras patita, le saqué todas. Para arrancar la última tuve que hacer un poco de fuerza porque se resistió, pero al final salió. Hizo CRAC, como si tuviera huesos. Antes de apretarle la cola para que saliera el juguito acerqué mi cara a la suya para ver su pinza. Esa con la que destruía mi lugar favorito en el mundo. Sentí su respiración. Creo que la escuché llorar. No quise oírla más y con mi pinza arranqué la suya. Junté los dedos y salió un juguito color amarillo limón. Un asco. Una a una tomé sus partes y las fui poniendo en mi mano. Cerré el puño y miré al cielo. Susurré una palabra que resumía lo que yo sentía para culminar la ceremonia. Desparramé los restos alrededor del limonero de la abuela para ahuyentar a las demás. Así iban a aprender a no comer lo poco que me quedaba de ella. Entré a casa.



*Florencia Serpentini: es Licenciada en Publicidad arrepentida y hace un tiempo descubrió que le gusta enseñar. Por eso, está estudiando para ser formadora de formadores. Además, dedica unas horas por día a la escritura y, cuando no sale nada, las aprovecha para leer. Participa en talleres literarios desde el 2009 y ha sido premiada en la última edición del concurso de Jitanjáfora Ong.

Leer para contarlo: los jóvenes y la literatura


lunes, 26 de octubre de 2015

Mejor que la luna misma

¿Qué puede haber mejor que la posibilidad de compartir algo propio para cambiar el mundo? Compartir una lectura es una forma de cuidar del otro y a nosotros mismos. Libro de arena publica las impresiones de lectura que cuentan sobre los aspectos mínimos e importantes a la vez que han dejado una huella imposible de borrar.



Por Eugenia Galiñanes


Hay un niño. Hay una mascota. Hay un pintor.  Hay una metáfora acerca de cómo es posible resolver con la ayuda de un artificio la ausencia o la pérdida cuando el mediador es el amor. Hay una historia lista para ser contada. Es la historia de La mejor luna, de Liliana Bodoc. El cuento infantil trata del movimiento. De cómo las cosas pueden ser transformadas. Así es como yo lo leo a mis sobrinos cuando nos juntamos los fines de semana o en algún otro momento en que se precisa de una historia urgente. A la hora de elegir qué leer siempre gana este. La prueba de que el libro es maravilloso es que no solo los chicos se vuelven fanáticos de lo que se cuenta allí, sino que los adultos también. Nos enamoramos de la historia de amor de Melina y su dueño que se destaca justamente por una forma de entender qué es querer a alguien. Si bien, por supuesto, en este caso no se trata de alguien, pues es una gata la destinataria del amor de Juan. Pero  en el universo infantil es probablemente una de las manifestaciones más usuales del amor el cuidado de lo otro en general; ese cuidado se manifiesta muchas veces en el cuidado por otros que son animales, plantas o inclusive objetos que los adultos enseñamos a tener en consideración. De cualquier manera, no es lo que importa que Melina sea una gata. El centro de interés es justamente la dedicación, la importancia conferida al otro que se juega en la historia. El pensar en dar al otro algo que sustituya una ausencia, que haga mover el mundo si es necesario, para restituir un orden, para llenar un vacío. Por eso es un libro del movimiento. Si es necesario traer la luna el amor hará que esto se haga posible; con la ayuda del pincel del pintor, Pedro, amigo de Juan. Y cuando ya sabemos todos, hasta la propia Melina, que la luna pintada en el lienzo de Pedro no engaña a nadie, no es la verdadera luna del cielo, anhelada por la gata, que de triste dejaba de comer en su ausencia, resulta que esa luna es la salvadora. Es la luna que surgió de pensar tanto en el otro. Y a los chicos esa idea les fascina, y la comentan y la charlan y entienden mejor que nadie que el arte no es falsedad sino la construcción de un mundo paralelo que presenta la oportunidad de pensar en soluciones alternativas a las que ofrece el mundo real. Por eso La mejor luna tiene tanto movimiento, por eso se hizo, entre tantos otros, nuestro libro favorito.


La mejor luna
Liliana Bodoc
Buenos Aires, Norma, 2007










*Eugenia Galiñanes: vive en Caballito,  fue y sigue siendo de Ferro hasta la muerte, estudia artes escénicas, es bailarina, docente, y fanática de sus sobrinos.

viernes, 23 de octubre de 2015

Los bosques literarios

¿Qué hay en un nombre?¿Qué maravilloso secreto guardan las palabras? Las palabras que organizan nuestro universo, la percepción que tenemos del mismo, la unidad de la comunicación que aseguran, el repertorio de cosas que se agolpaan de repente en nuestra mente cuando se nombran, las propias clases de cosas que reúnen. El alivio de los nombres que ordenan las cosas no tiene precio. Y así ocurre en la literatura cuando los géneros colaboran, siempre con un dejo de arbitrariedad, en la decisión por una u otra perspectiva, en la clasificación de los textos. Libro de arena comparte un artículo a propósito de una autora que desafía los límites y desborda los nombres, Márgara Averbach.


Por Alma Rodríguez*

Casi siempre que nos enfrentamos a la lectura de un texto ponemos en práctica, aunque muchas veces sea sin saberlo, la categoría de “género discursivo”.  La mayoría de las veces esta categoría funciona como un mapa que nos permite saber “dónde estamos ubicados”, nos proporciona pistas para la lectura, nos habilita la posibilidad de pensar en los antecesores dentro de ese género. Y así, cuando alguien nos pregunta con tono curioso: “¿Qué estás leyendo?”, estas categorías resultan aliviadoras, puesto que nos proporcionan la respuesta precisa a esa pregunta: “Estoy leyendo una novela” o “estoy leyendo una saga” o “me enganché con unos cuentos fantásticos” o “estoy incursionando en el policial”.
Parecería ser, entonces, que “el nombre de aquello que es” ese texto representa un alivio puesto que podemos nombrarlo, podemos, de alguna manera, encasillarlo. Esto ocurre con la mayoría de los textos literarios, con la mayoría de los autores. Pero ¿qué pasa con aquellos textos o autores a los cuales no es tan fácil adjudicar una pertenencia a un género y que, en definitiva, producen cierta “incomodidad” por el desacato a la norma generalizada, standarizada y a quienes ese hecho hace destacables, únicos en su estilo?
Ese es, exactamente,  el caso de Márgara Averbach. Y la respuesta a esa pregunta la constituye el hecho de que sus textos cuestionan y refundan la categoría de género haciendo de la literatura un espacio de reinvención constante, creando un ámbito de lo literario donde lo fantástico se entremezcla, por ejemplo, con la toma de posición, el compromiso, el abordaje de determinadas temáticas que  trascienden lo individual y logrando, de este modo, la  conformación de una “poética del desencasillamiento” de una manera única dentro de la literatura argentina.
Esta manera de “estar” dentro de la literatura hace que toda su obra tenga algo que la identifique y que a la vez la diferencie del resto de la LIJ y de la literatura en general. Cada una de sus novelas forma parte de esa búsqueda de identidad de un género que no tiene un nombre definido y que hace de la obra de Márgara Averbach una marca personal, única e irrepetible.
En  El bosque del primer piso la búsqueda de la identidad no está centrada  sólo en lo literario o en la búsqueda y recuperación de la identidad de  Nito,  sino que además va acompañada por la recuperación de la identidad de la tierra. Devolver el bosque será parte del proceso de recuperación de esa identidad y ese proceso irá junto con la historia de Nito y su necesidad de saber quién es él en esa tierra que también le pertenece. 
Dentro de la historia la presencia femenina es central: Anahí representa la clave en toda esta búsqueda y recuperación; ella es quien,  cuando se cruza con los otros en la calle, saluda y sigue adelante sin parar como hacen los que tienen un secreto. Pero Anahí es ella  dentro de  su entorno, una casa amarilla con un primer piso, un bosque dividido en el que “bajo la tierra cada árbol crecía en su propio espacio privado; arriba, en el aire, bailaban todos unidos en una corriente de colores y silencios que borraba las paredes y fundía la casa en ondas de luz como si todo (…) nadara en el fondo de un lago transparente en esa agua blanda, respirable.” Es que así, como esa casa amarilla, es la poética  de Márgara Averbach: bosques adentro de libros que borran paredes y funden historias como ondas de luz que alumbran la literatura y la imaginación.


El bosque del primer piso
Márgara Averbach
Buenos Aires, Editorial Norma, Col. Zona libre, 2014.















*Alma Rodríguez: es licenciada en Letras, se especializa en literatura infantil y juvenil y en este ámbito participa del espacio de investigación a cargo de Lidia Blanco en La Nube.

Cronograma Hijos de los hombres


jueves, 22 de octubre de 2015

Los jueves pescado

Los rituales son exigentes; requieren saber, saber hacer, saber imitar, saber fluir junto con el orden de las cosas. Buscan consagrarse en la repetición y anudan su sentido en el reconocimiento de la consecución adecuada, aceptada, de su forma general. Allí nos encontramos para hacernos partícipes de una ceremonia secreta que nos une a los otros. En Libro de arena celebramos octubre evocando los rituales cotidianos que festejan la vida misma.




Por Florencia Serpentini*

Los jueves pescado

Masticar con las paletas

buscando la espina

que se me va a trabar

en la garganta.

Descuartizar el bocado

sabiendo que está ahí

porque papá me lo dijo

Mirá que tiene espinas

Tener el bollito

de pan en la mano

por las dudas

que se me escape la espina

que juró pincharme.

Terminar el plato

con dolor de paletas,

la espina no apareció

mas el pescado estaba

exquisito.



*Florencia Serpentini: es Licenciada en Publicidad arrepentida y hace un tiempo descubrió que le gusta enseñar. Por eso, está estudiando para ser formadora de formadores. Además, dedica unas horas por día a la escritura y, cuando no sale nada, las aprovecha para leer. Participa en talleres literarios desde el 2009 y ha sido premiada en la última edición del concurso de Jitanjáfora Ong.

miércoles, 21 de octubre de 2015

Agenda semanal de actividades literarias

Todas las semanas el programa Bibliotecas para armar ofrece una serie de actividades gratuitas destinadas a promover el vínculo de las bibliotecas comunitarias con aquellas personas interesadas en formarse en temáticas relacionadas con el libro y la lectura. Además, brinda talleres especialmente pensados para niños y adolescentes


Miércoles 21

Ciclo de proyecciones: El escritor oculto, 4ta edición
Gombrowicz o la seducción (Representado por sus discípulos) de Alberto Fischerman (Argentina, 1986) Este documental funciona como una evocación del escritor polaco Witold Gombrowicz, quien realizó su obra más importante en la Argentina, entre los años 1930 y 1963. Diálogo con Andrés Di Tella, quien realizará un breve recorrido por su filmografía y una presentación de los documentales elegidos para el ciclo.
Curaduría: Andrés Di Tella.
A las 20:30
Malba, (Av. Figueroa Alcorta 3415)

Ciclo Biblioteca Acústica: Alcantareya. Folclore de Garage
Es un grupo de reciente creación conformado por seis integrantes. Estu-diantes de la EMPA (Escuela de Música Popular de Avellaneda) y la UNA (Universidad Nacional del Arte), buscan expresar en sus obras originales y arreglos del repertorio popular, los tintes urbanos que brinda la paleta de sonidos de la ciudad sin perder de vista la raíz de la música folclórica.
A las 21 hs
Centro Cultural Rojas, Sala Biblioteca, Corrientes 2038

Patagonia Fantasy Pinturas
Inauguración muestra de pinturas de MirellaMartinez "Patagonia Fantasy"
Entrada Libre y gratuita.Horario de visitas: de Lunes a Viernes de 9.30 a 15.30 hs.
A las 19 hs.
Casa del Chubut, Sarmiento 1172.

Palabras que suenan. Notas de lo nuevo
Ciclo notas de lo nuevo. Lectura poética y acompañamiento sonoro. Intérpretes: Agustín Casenove (guitarra y voz), Rodrigo De Brix (voz), Esteban Mannarino (bajo) y Julia Ruiz (escritura en vivo y lectura).
Palabras que suenan
No es casual que la música y la poesía habiten el aire.
No es casual que nosotros sigamos acá.
A las 19 hs.
Museo del libro y de la lengua, Auditorio David Viñas, Av. Las Heras 2555

Seminario Historia de la Lectura y del Libro, una mirada desde la Argentina. Diplomatura en Encuadernación
Organizado por la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires y la Biblioteca Nacional. El objetivo de este encuentro es presentar a los alumnos un panorama general sobre el entrecruzamiento moderno entre la Historia del Libro y la Historia de la Lectura.
21 y 23 de octubre
De 18 a 21 hs.
Biblioteca Nacional, Sala Augusto Raúl Cortazar, Sala Juan L. Ortiz, Agüero 2505

La bibliografía material como herramienta de investigación documental
Curso a cargo de María Susana Seguin, organizado por la Biblioteca Nacional a través del Catálogo Nacional Unificado y el Área de Capacitación.
21 y 22 de octubre
De 10 a 13 hs.
Museo del libro y de la lengua, Auditorio David Viñas, Av. Las Heras 2555


Jueves 22

La lengua Conjurada
Presentación del libro de Alberto Catena. Entrevista a Horacio González. Con la presencia de Horacio González, Alberto Catena y Jorge Testero.
A las 19 hs.
Centro Cultural de la Cooperación, Sala Jacobo Lacks, Corrientes 1543

Oscar Edelstein. Biblioteca Contemporánea
Ciclo biblioteca contemporánea. Concierto monográfico de Oscar Edelstein. Concierto dedicado a la obra del músico, compositor y pianista entrerriano Oscar Edelstein.
A las 19 hs.
Biblioteca Nacional, Auditorio Jorge Luis Borges, Agüero 2505

Ficcionalismo. Nuevo enfoque de pedagogía teatral. Principios teóricos y metodológicos para la enseñanza del teatro
Presentación del libro de Cristina Livigni. Disertarán sobre la obra Máximo Soto (prologuista del volumen), Oscar López (editor), la autora y las actrices Ivana Baldassarri, Silvana D’Avarrier y Flavia Luongo. Coordinación de Patricia Tonnier.
A las 19 hs.
Biblioteca Nacional, Sala Augusto Raúl Cortázar, Agüero 2505


Viernes 23

Al fin Amanece
Presentación del libro, y mesa de debate.
Horario de acreditación: 12hs. (finalización 14 hs)
Vacantes limitadas (con inscripción previa)
A las 12 hs.
Auditorio del Laboratorio Roemmers, Fray Justo Sarmiento 2350, Olivos.

Las varonesas
Presentación del libro de Carlos Catania con Mariano Vespa, Matías Raia y el autor.
En 1978, el escritor santafesino publicó la novela en Barcelona. Treinta y nueve años después, la editorial Las cuarenta inaugura la colección Agel con esta obra que vuelve para ser leída en las tinieblas de su época.
A las 19 hs.
Museo del libro y de la lengua, Auditorio David Viñas, Av. Las Heras 2555


Sábado 24

La Diadema
Presentación del libro de Luisa Kisielvski con Marina Arias y Nora Silvestri. Coordina Eduardo Fernández Rojo. Este volumen transmite que el amor por la poesía y su escritura une el afecto con la lucidez que se va colando en una letra y vivifica su paso por la pareja, la maternidad y la amistad, así como su admiración por la literatura, la religión, la política y la pintura.
A las 17 hs.
Biblioteca Nacional, Sala Juan L. Ortiz, Agüero 2505


Lunes 26

Las mil caras de un autor
Presentación del libro de Paula Varsavsky con Luis Chitarroni y Silvia Hopenhayn. Este volumen contiene entrevistas a narradores ingleses y norteamericanos y fue publicado por Editorial Eduvim.
A las 19 hs.
Museo del libro y de la lengua, Auditorio David Viñas, Av. Las Heras 2555

Limpiavidrios
Presentación del libro de José Supera con Leo Oyola y Liliana Viola. En la novela, la vida del protagonista cuelga de una soga. Un hombre cuya existencia se convalida en el reflejo de su propio cuerpo, la imagen que le devuelven los vidrios que limpia a diario.
A las 19 hs.
Biblioteca Nacional, Sala Juan L. Ortiz, Agüero 2505


Martes 27

Grano de polvo que brilla en el vacío.
Presentación del libro de Rafael Barrett. Editado por Mochuelo Libros. El español Rafael Barrett (1876-1910) es el segundo autor de la Colección Hombres Río. Su corta vida, transcurrida sobre todo entre España, Argentina y Paraguay, estuvo signada por la lucha por una humanidad más justa. Habitualmente, se lo reconoce por su militancia anarquista, la cual fue muy influyente y, hoy por hoy, muy estudiada.
Participan: Andrea Ferrari y Tomás García Lavín (editores de Mochuelo Libros).
Presenta: Ral Veroni.
A las 19 hs.
Centro Cultural de España en Bs.As., Florida 943

Ciclo de seminarios: El futuro y el presente en el cine clásico de ciencia ficción
a cargo de Gabriel Guralnik. “Cuando se pregunta por el futuro, la ciencia-ficción está, lo sepan o no sus creadores, hablando del presente.
Martes de octubre y noviembre
Entrada gratuita
Importante: para descargar el dossier del seminario cliqueá acá
A las 19 hs
Centro Cultural Rojas, Sala Batato Barea, Corrientes 2038

Galaxia Borges
Museo de la eternidad
Como hay teatro dentro del teatro o ficción dentro de la ficción, el Museo del libro y de la lengua contiene su propio e invertido museo: el de la Eternidad o Galaxia Borges. En este museo se presentan las huellas de la empresa que algunos consideran fracasada y otros triunfante, de vencer al tiempo. Varios escritores imaginaron modos de la eternidad: Jorge Luis Borges, Macedonio Fernández, Leopoldo Marechal, Adolfo Bioy Casares, Ricardo Piglia.
Museo del libro y de la lengua, Auditorio David Viñas, Av. Las Heras 2555


Convocatorias


Premio literario Casa de las Américas 2016 (Cuba)

Género: Relato, teatro y ensayo
Premio: 3000 dólares y edición
Abierto a: sin restricciones
Entidad convocante: Casa de las Américas
País de la entidad convocante: Cuba

Fecha de cierre: 31 de Octubre de 2015
Más información: aquí