lunes, 30 de noviembre de 2015

Ni muertos ni vivos ni muertos vivos

Las apariencias engañan al más prevenido, al más convencido, al más cauto y lúcido. Creemos ser quienes no somos en realidad. Nos convencemos de la identidad de la máscara que portamos.  Libro de arena comparte una nota acerca de una relación entre el film Los Otros y el cuento largo Otra vuelta de tuerca, que se sitúa en la comunicación entre el mundo de los vivos y el mundo de los muertos, en una comunicación en que las relaciones entre cine y literatura son vastas y ricas.


Por César Barbería*


Henry James es un clásico. Y lo es porque es inevitabe pensar en la actualidad de sus narraciones, exponentes de los relatos de misterio, extraños o fantásticos. Los otros (The others) es una película dirigida por Alejandro Amenabar, quien también es responsable por el guión y la música. Se trata de un film español rodado en 2001.  Los otros cuenta la historia de Grace y sus dos hijos, Anne y Nicholas, quienes viven en una antigua mansión victoriana. Los dos niños sufren de una extraña enfermedad que no permite que se expongan a la luz, por lo que su madre impone una férrea disciplina en la casa, que consiste en un recorrido minucioso por sus inagotables habitaciones cuyas ventanas son cerradas para evitar el paso de la luz. Al mismo tiempo les imparte una exhaustiva instrucción religiosa a los niños. La familia está literalmente encerrada en su propio mundo interior, ajeno a las noticias del afuera. Tres sirvientes llegan a la casa y a partir de allí el mundo de Grace empezará  a cambiar.
La película nos sitúa en un mundo fantástico ingeniosamente creado a partir de recursos del cine clásico. No necesita valerse del despliegue del universo de la técnica para crear el revés en la historia, tan terrorífica como alucinante. Para el hábito visual de la cultura del hiperrealismo, al que Hollywood nos tiene acostumbrados como espectadores, la propuesta de Amenábar es clásica. Resuelve todo el asunto, todo el misterio, a través del guión. Solo en el final conocemos el evento oculto que da sentido a la historia. Los acontecimientos están presentados de forma cronológica, pero durante el transcurso de la película nos damos cuenta de que a la narración le falta algo. Hay un acontecimiento previo del que no se habla. Esa elipsis crea una atmósfera perturbadora, sobre todo desde la perspectiva de la protagonista, que se ve aturdida y confundida, tratando de resolver un enigma cuyas huellas difusas se asoman crípticas, al igual que ocurre en los sueños. Algunos indicios nos anticipan la orientación que la historia finalmente tomará:
Anne: are you going to leave us too?
Mrs. Mills: Of course not! Why would I leave you?
Anne: The others said they wouldn’t. They did. Then it happened.
Nicholas: Quite!
Mrs. Mills: What do you mean Anne? What happened?
Anne: Mummy went mad.
Nicholas: Nothing happened!
Anne: Yes it did!
Nicholas: No, it didn’t
Anne: Yes, it did!
Queda claro que el evento del que no se habla tal vez tenga especial importancia para el desarrollo de la historia. Lo no dicho funciona como disparador de múltiples interpretaciones y constituye un elemento generador de suspenso típico del fantasy. En ese deslizamiento entre lo dicho, lo visto y lo sabido se juega la semejanza con el relato Otra vuelta de tuerca de Henry James. La ambientación, la construcción de los personajes y las situaciones en que se relacionan, todo ello nos remite al escritor norteamericano. En Otra vuelta… los dos niños, Flora y Miles, son enviados a una antigua mansión en las afueras de Londres, en donde viven situaciones fuera de lo normal, o parecen vivirlas. Todo el misterio en la nouvelle de James se desarrolla a partir de lo no dicho o de los sobreentendidos que la institutriz, que está a cargo de ellos, cree interpretar. En ambas obras los niños están conectados con un mundo alternativo al real, ven fantasmas, su conducta está influida por esa experiencia; una mujer es responsable de su cuidado, y no comprende, no obstante, su mundo; una ama de llaves actúa de vaso comunicante entre ellos. Estas coincidencias en cuanto a la forma del relato, son solo algunas de las más llamativas. Pero lo central tiene que ver con el parecido en cuanto a la resolución de la modalidad fantástica de ambos discursos, el del film, y el del texto escrito. Ambos hacen ver otra realidad que explica el mundo que viven los personajes. En rigor de verdad, es el texto de Henry James el que conquista esta posibilidad a través de las noticias que hablan de la existencia de los fantasmas, resultado de la lectura y punto de vista excluyente de la institutriz. Las apariciones de Peter Quint y de la anterior institutriz, Mrs. Jessel; la muerte, en el final, de Miles, poseído por el espíritu de Quint, son su confirmación. En el cierre, ambas obras muestran la conexión con el mundo de los muertos, pero solo en el film estos se hacen presentes trastocando el estatuto de los personajes, que emparejados con los “intrusos” y con los sirvientes, saben ahora que ellos mismos están también muertos. La madre de Anne y Nicholas, que había obstruído, negado, el recuerdo traumático de su propio crimen, reconoce entonces su culpa y acepta, junto con sus niños, su verdadera realidad.

* César Barbería: vive en Vicente López, es devoto lector y amante del buen cine al que siempre busca conectar con la literatura que lo apasiona.

Inauguración de "Guarda cuentos"


jueves, 26 de noviembre de 2015

No pasa nada...

¿Qué es lo que pasa cuando nada pasa realmente? ¿O cuando lo que se espera que suceda nunca llega? La tensión de la espera ocupa el lugar de un suspenso diluido en el conocimiento o la suposición de lo que vendrá. Los lectores proponen sus lecturas favoritas y comparten los puntos de vista e impresiones que los textos les han dejado con Libro de arena. Con la frialdad de un verdadero asesino, anulando toda pasión, el narrador Hemingway cuenta esta historia. 


Por Inés Ávila*

"Los asesinos", tal como su título lo indica, es un cuento en el que Hemingway narra una breve historia según la cual dos sujetos ingresan en un restaurante de un pequeño pueblo, pidiendo un plato de comida. Así de sencilla, mínima, lisa, plana e insignificante se presenta la historia ante el lector. El verdadero propósito de los tipos es, en realidad, el de esperar la llegada de un cliente habitual, al que van a matar.
Impresiona ver cómo estos personajes sin siquiera mostrar un arma hasta ese momento, logran con el solo esbozo de una actitud, con su sola presencia, infundir tal temor, que disuade a los empleados de oponer alguna resistencia a todo lo que requieren.
El tiempo va transcurriendo y Al Anderson, la víctima en cuestión, no aparece. Los asesinos deciden irse concediéndoles a los atribulados empleados, la gracia de haberles perdonado la vida. Cuando quedan solos, uno de ellos, llamado Nick, corre hacia la pensión donde vive Anderson, para advertirle del serio peligro que corre su vida. Sin embargo, se ve sorprendido al encontrar un hombre que acostado y mirando todo el tiempo hacia la pared, y después de agradecerle su preocupación, le confiesa que saber lo que le está por ocurrir es consecuencia de un error que cometiera en su pasado y que ya no quiere seguir huyendo más. Este ex boxeador, sumido en un gran cansancio acepta como algo natural lo que le está por ocurrir, sin desear, buscar o aceptar la ayuda que pudiese cambiar su trágico final.
El estilo del relato es simple y diáfano, a contrapelo del centro oscuro y ominoso que es su tema; y los diálogos entre dos de las tres personas que trabajan en el restaurante y los asesinos son breves, pero van creando una atmósfera tensa y amenazante. El autor descibe a los asesinos como dos hombrecillos enfundados en sendos sobretodos oscuros, con galera y guantes, que no se quitan ni aun para comer. Lo notable acaso reside en que el narrador no recurre a largas descripciones sino que le bastan unas pocas pero precisas palabras para transmitir la sordidez y la penumbra que el lector adivina como parte de una suerte de interioridad de los personajes que encarnan la inacción, ya que nada finalmente ocurre.


Los asesinos
Ernest Hemingway
Buenos Aires, Emecé, 1972










*Inés Ávila: vive en Buenos Aires, es profesora de inglés, disfruta de la literatura, del teatro y el cine, y le entusiasma compartir sus lecturas y discutir sus puntos 

miércoles, 25 de noviembre de 2015

Agenda semanal de actividades literarias

Todas las semanas el programa Bibliotecas para armar ofrece una serie de actividades gratuitas destinadas a promover el vínculo de las bibliotecas comunitarias con aquellas personas interesadas en formarse en temáticas relacionadas con el libro y la lectura. Además, brinda talleres especialmente pensados para niños y adolescentes 




Miércoles 25


Homenaje a Francisco García Bazán
Participan: Bernardo Nante, Francisco García Bazán, Leandro Pinkler y Cecilia Romana 
En el marco de la presentación del primer libro homenaje al Doctor Francisco García Bazán, titulado Gnosis y tradiciones sagradas (Ensayos y epistolario en torno de la obra de Francisco García Bazán) y editado por El Hilo de Ariadna, harán una exposición y hablarán sobre el tema los panelistas Bernardo Nante, el mismo Francisco García Bazán y Leandro Pinkler, junto con Cecilia Romana.
Malba, Auditorio, Av. Figueroa Alcorta 3415

Guerra estelar
Presentación del libro de Daniel Segovia, Jorge Rodotá y Pablo Virzi. Presenta Liliana Belingheri.
Es la primera vez en Latinoamérica que se realiza, se edita y se lanza un trabajo de esta magnitud. En todos los rincones del mundo hay seguidores, amantes y coleccionistas de las películas de la saga Star Wars, pero generalmente se toma como si todo lo fabricado en Estados Unidos fuese lo único producido o lo único que existe. Por supuesto, es una visión acotada, errónea… Hubo productos exclusivamente fabricados en Japón, Holanda, Francia, México, Brasil… ¡y Argentina!
A las 17 hs.
Biblioteca Nacional, Sala Augusto Raúl Cortázar, Agüero 2505

Relatos sonoros desde el folclore y el tango con aroma a tierra y café porteño
Música con raíces folclóricas, tanguísticas y latinoamericanas, por Fundamentango y La Mazamorra.
A las 19 hs.
Biblioteca Nacional, Auditorio Jorge Luis Borges, Agüero 2505


Jueves 26

IV Jornadas Internacionales Actualidad del pensamiento de Georg Simmel
Con exposiciones y paneles de especialistas de Argentina, México, Alemania, Inglaterra, Portugal, España y Colombia, entre otros.
El encuentro intenta recobrar el espíritu de su anterior edición en Buenos Aires, en el año 2002, y los ecos de Ciudad de México 2006 y Medellín 2011.
Programa: aquí
24 al 26 de noviembre. De 10 a 18 hs.
Biblioteca Nacional, Auditorio Jorge Luis Borges, Agüero 2505

Ciclo alrededor
Encuentro de músicos, poetas y artistas visuales que rondan un tema como si se tratara de una payada o un truco. Organizado por Rosario Bléfari.
Cantar, tocar, leer, mostrar alrededor de algo es rondar. El rondar acerca y aleja, nunca demasiado, siempre lo suficiente. En este ciclo escritores, artistas visuales y músicos, provistos de sus textos, obras y canciones, abordan el tema de cada encuentro dialogando con sus réplicas y sus intervenciones, en una ronda.
A las 19 hs.
Museo del libro y de la lengua, Auditorio David Viñas, Av. Las Heras 2555

Entre soles y arenas
Presentación de la antología compilada por Esmeralda Longhi Suárez.
El libro nuclea por medio de descripciones naturales de la costa atlántica a destacadas figuras de la prosa y la poesía. Durante el acto habrá referencias históricas, leyendas y lecturas que integran la obra. Como complemento se proyectarán videos alusivos e incursiones musicales.
A las 17 hs.
Biblioteca Nacional, Sala Augusto Raúl Cortázar, Agüero 2505

La suerte del campeón. Cuentos de fútbol
Presentación del libro de Zambayonny con Diego Sánchez y Constanza Brunet.
En el nuevo libro del músico y escritor la suerte del campeón nos lleva a un campo de juego que es a la vez un club de barrio en decadencia, un estadio mundialista y un potrero que ya no existe, donde nadie mete un gol pero todos ganan y pierden al mismo tiempo.
A las 17 hs.
Biblioteca Nacional, Auditorio Jorge Luis Borges, Agüero 2505


Lunes 30

Libro Jornadas Lecturas y relecturas de Julio Cortázar
Presentación del libro que reune las intervenciones de más de cuarenta escritores, periodistas y pensadores que se dedicaron a debatir y a rendir homenaje a la obra del autor de Rayuela en las jornadas Año Cortázar 2014: cien años con Julio, organizadas por el Ministerio de Cultura de la Nación del 25 al 27 de agosto de 2014.
A las 19 hs.
Biblioteca Nacional, Sala Juan L. Ortiz, Agüero 2505

El porvenir del presente. La inactualidad filosófica de la política
Coloquio organizado por Biblioteca Nacional y el Laboratorio de Estudios e Investigación sobre las Lógicas Filosóficas Contemporáneas del Departamento de Filosofía de la Universidad París VIII.
Del 30 de noviembre al 2 de diciembre | 10 a 19 hs.
Anexo Sur Borges-Groussac | Auditorio Jorge Luis Borges | Sala Juan L. Ortiz
Biblioteca Nacional, Agüero 2505

Galaxia Borges
Museo de la eternidad
Como hay teatro dentro del teatro o ficción dentro de la ficción, el Museo del libro y de la lengua contiene su propio e invertido museo: el de la Eternidad o Galaxia Borges. En este museo se presentan las huellas de la empresa que algunos consideran fracasada y otros triunfante, de vencer al tiempo. Varios escritores imaginaron modos de la eternidad: Jorge Luis Borges, Macedonio Fernández, Leopoldo Marechal, Adolfo Bioy Casares, Ricardo Piglia.
Museo del libro y de la lengua, Auditorio David Viñas, Av. Las Heras 2555


Convocatorias

II Premio bienal de novela Mario Vargas Llosa (España)

Género: Novela
Premio: cien mil dólares (100.000 $)
Abierto a: sin restricciones
Entidad convocante: Cátedra Vargas Llosa
País de la entidad convocante: España

Fecha de cierre: 30 de noviembre de 2015
Más información: aquí

martes, 24 de noviembre de 2015

Inauguración de la "Biblio Coca"


El detective de Montalbán

El género policial ha creado innumerables y recordados personajes que siguen poblando la imaginación de lectores y fanáticos. Entre esas figuras que son emblema del policial se encuentra Pepe Carvalho, conocido personaje de la serie negra, del escritor español Manuel Vázquez Montalbán. Mario Méndez recuerda a través de un retrato al detective de dudosa reputación.


Por Mario Méndez


Pepe Carvalho, huelebraguetas. Así, con ese denigrante adjetivo, tildan al detective Pepe Carvalho los policías con los que se enfrenta en cada novela. La profesión de detective privado no parece ser muy  respetada por la policía española: ni en la Madrid del crimen del líder comunista (Asesinato en el Comité Central.), ni en la Barcelona del oscuro asesinato del gerente de una multinacional (La soledad del manager.), ni en la lujosa clínica dietética de la costa catalana (El balneario), parece ser una profesión que los uniformados consideren meritoria. Y sin embargo, Pepe Carvalho es un personaje respetable. Aún cuando tenga la rara manía de encender la chimenea con libros e incluso cuando en su pasado figure la más que dudosa afiliación a la CIA. Y lo es, entre otras cosas, porque es un tipo íntegro, porque su ética –o tal vez su estética- le impide venderse y, sobre todo, porque entre sus grandes méritos figuran el ser patrón y a la vez protector de un ex  ladrón de autos al que saca de la calle –el querible Biscuter-, amante de una puta de teléfonos –la bella Charo- y amigo de un vecino –otro amante de la buena cocina, el fiel Fuster-, al que es capaz de despertar a las 4 de la madrugada nada más (y nada menos) que para convidarle de un pato que ha guisado en su cocina experimental y generosa. Pepe Carvalho, el detective de Manuel Vázquez Montalbán, inspirador del Montalbano de Camilleri y de tantos detectives de la nueva guardia es, por cierto, un personaje querible, y más que respetable. Tal vez que los policías lo tilden de huelebraguetas sea otro de sus blasones.

lunes, 23 de noviembre de 2015

El futuro, ¿ya llegó?

El Programa Bibliotecas para armar celebra los dos últimos encuentros del año de su ciclo de cine acerca de las representaciones distópicas en la literatura y en el cine de ciencia ficción "El futuro, ¿ya llegó?", que nos reúne todos los martes en la Biblioteca de la Asociación Hebraica a las 19 hs.

viernes, 20 de noviembre de 2015

Margarita Mainé: "En general el texto termina mucho mejor cuando hay una indicación del editor."

Ojos, orejas, mirada y escucha, es en lo que se convierte un escritor, una antena atenta para captar lo que sucede alrededor y darle forma estética. La segunda parte de la charla con la escritora Margarita Mainé giró en torno de la influencia que la relación con sus hijos, como lectores de sus historias y de la literatura, ejercieron en su propia escritura. También habló de la pasión que logró trasmitirles por los libros, de la centralidad de la libertad como preocupación artística y filosófica y de la importancia del trabajo con los editores. En el final leyó el cuento "Las letras inquietas". Libro de arena comparte la última parte de la entrevista que se dio en La Nube, el lunes 7 de septiembre de 2015.


Mario Méndez: Vos empezaste escribiendo para chicos chiquitos, con tu experiencia como jardinera. ¿Cómo llegaste a la literatura para chicos más grandes y a la juvenil?

Margarita Mainé: Tengo dos novelas juveniles. No es tanto.

MM: Bueno, una fue finalista de un concurso…

MMa: Yo empecé con mis alumnos y mis hijos chiquitos. Mis hijos fueron creciendo y fui acompañando el crecimiento de mis hijos. De hecho, cuando salió Un incendio desastroso, mi hijo tenía más o menos esa edad. El caballo alado, también. Siempre hubo un destinatario.  Cuando ya teníamos computadora, mi hija Florencia me preguntaba qué había escrito ese día, y me pedía que lo leyera. Entonces le leía lo que estaba escribiendo, capítulo por capítulo. En es sentido, mi literatura fue creciendo mientras crecían mis hijos, por las experiencias que me contaban. El escritor se convierte en una oreja enorme, en unos ojos enormes… Entonces, tus pibes te comentan algo y vos ya estás escribiendo.

MM: Somos peligrosos.

MMa: Sí. Tendría que haber traído a mi hijo acá. (Risas). La cuestión es que escribía las novelas por eso, sobre todo por mi hijo Federico, que fue el que les decía que me echó de cuarto para que no le leyera más. Un día me dijo que no quería ir más a las Ferias del Libro, que no quería que le regalaran más libros ni que le hablara de libros. Quinces años. Basta. Cerró la puerta y me dejó afuera. Dejó de leer, y estaba todo el día con la tele que le había regalado su papá. Porque además yo soy tremenda con la tele. No los dejaba ver mucho hasta que a los quince aflojaba. Él miraba la tele, yo iba a su cuarto y me desesperaba. Porque además cuando le preguntaba qué estaba mirando me contestaba que estaba mirando tres cosas a la vez. Una serie, un partido y otra cosa. Yo, encima soy de las que mira las propagandas, no hago zapping. Me espantaba. Entonces, Lástima que estaba muerto se la empecé a escribir a Federico. Por muchos motivos, pero por sobre todo por los capítulos cortos, y por el “estilo zapping”, de los saltos en el tiempo. Me puse esos dos objetivos y traté de escribir una historia que no hablara de él, pero sí de un adolescente que tenía que saber qué había pasado en su infancia. Era un tema que a mí me angustiaba en ese momento. Siempre les digo a los pibes, a los adolescentes, que piensen en sus padres quince años atrás. Qué distintos que serían, porque ahí está la brecha generacional. Cuando vos trajiste ese chico al mundo, cuando lo concebiste, eras otra persona totalmente distinta. Y qué difícil que es encontrar ese diálogo, sobre todo cuando el pasado es doloroso. Creo que las dos novelas que escribí tienen que ver con eso. Con decirle a un adolescente que indague, que pregunte, porque cuesta contar.

MM: En los dos hay una búsqueda.

MMa: Sí.

MM: Y en los dos hay una búsqueda del pibe, aunque hay un regreso a un pasado.

Asistente: ¿Y la leyó?

MMa: Sí… En realidad… sí. (Risas)



MM: Antes de hablar de las dos novelas contá lo que me contabas hoy de tu hijo…

MMa: Bueno, después de esa etapa, “que no, que no, que no”, se volvió un lector fanático. Hoy es un lector maravilloso, y con suerte va a ser un escritor, también. Indudablemente esa huella está. Mis tres hijos son muy lectores. Con el más chico todavía la estoy remando. Hay que ver. Es una etapa distinta. En realidad vuelvo a esta idea, de la sed de historias. Mateo no es un chico que lee mucho si lo largás solo, pero sí le gustan mucho las películas, le gusta  que le cuenten. A veces salimos a caminar y me pregunta qué voy a contarle ese día.  Esa es una sed de historias, que te hace un lector el día de mañana. El lenguaje del cine es también un lenguaje maravilloso, y es un camino también. A í me parece que eso es lo que uno tiene que despertar en el niño. La sed de historias. La palabra del otro te está contando algo que te marca, te trasciende. A veces quiere que se lo cuentes de nuevo. Cuando Mateo era chico, era la repetición a morir, del mismo libro. Ahora estoy experimentando con un nieto de dos años, y también. Te lo aprendés de memoria. Lo de la repetición me pasaba mucho cuando narraba. Los chicos me pedían: “Contá de nuevo la historia de la bruja”. Y cuando la contaba me decían que no era así. La narración tiene esa cosa de que cada vez es distinta.

jueves, 19 de noviembre de 2015

Oscura y fuerte como la vida

Una escena apacible se presenta como el lugar propicio para el placer de la lectura, en donde los libros son habitantes y protagonistas de los libros y de la ficción que nos hacen vivir. Libro de arena publica, como parte de las ficciones sobre la lectura y la escritura, un fragmento de Oscuramente fuerte es la vida, de Antonio Dal Masseto.


Como otras cosas, también el gusto por la lectura me vino de Elsa. Descubrí rápidamente que una de sus pasiones eran los libros. No había mucho en casa, pero siempre andaba alguno rondando por ahí. Los domingos, si no salíamos y el tiempo era bueno, nos sentábamos bajo el nogal, sobre la hierba, y pasábamos la tarde charlando. Hablábamos de la excursión pasada, de la que vendría, de los parientes, de los conocidos. Era un coloquio trivial, se deslizaba como el agua de los ríos e, igual que el agua, sin objetivos aparentes, salvo aquel placer de sentir pasar las horas y estar en paz. Según la época, la brisa nos traía oleadas de perfumes: a pasto seco, a tierra revuelta, a hojas nuevas. Un día Elsa llevó un libro: Los Miserables. Lo colocó a su lado y después de un rato preguntó:
— ¿Querés que leamos un poco?
Aquello era una novedad para mí. Asentí y me dispuse a escuchar. Leyó varios capítulos en voz alta. También ahí, en la lectura, su voz fluía como un agua, pero ahora arrastraba historias insospechadas y vertiginosas, y yo partía hacia otros mundos. Cuando se detuvo para descansar quiso saber si me interesaba lo que había oído. Yo estaba entusiasmada y sólo deseaba que continuase. Se lo dije y Elsa me contestó:
— Tenemos tiempo, ésta es una historia muy larga, hay muchas historias, muchos libros.
A partir de ese día, aquellas horas de lectura bajo el nogal se reiteraron. Vinieron otros títulos: Nuestra Señora de París, Los Tres Mosqueteros, El conde de Montecristi, Crimen y castigo, Los novios, Guerra y paz. Elsa leía, yo escuchaba en silencio y seguía partiendo y viajando. Mantenía la mirada al frente, veía las cosas de siempre, el prado bajo el sol, los tejados de las casas aisladas, los pinos contra el cielo vacío, la cueva de un grillo junto a mi zapato, el desplazarse de las hormigas a través del sendero, un moscardón colgado de una flor, un mirlo deteniéndose brevemente en la vid, la rugosidad del tronco de un árbol caído, un campanario sobre una cuesta, la mole oscura del Monte Rosso y sus manchas negras dejadas por los incendios. En mi fantasía, seguramente en el germen de mi memoria futura, se iba fundiendo lo que oía y lo que veía. Aquellas historias, las aventuras lejanas y fantásticas, los dramas de los libros, se revestían con detalles y ropajes que me eran familiares.

Oscuramente fuerte es la vida
Antonio Dal Maseto
Buenos Aires, Planeta, 1990.


miércoles, 18 de noviembre de 2015

Agenda semanal de actividades literarias

Todas las semanas el programa Bibliotecas para armar ofrece una serie de actividades gratuitas destinadas a promover el vínculo de las bibliotecas comunitarias con aquellas personas interesadas en formarse en temáticas relacionadas con el libro y la lectura. Además, brinda talleres especialmente pensados para niños y adolescentes


Miércoles 18

Homenaje: Roland Barthes
A 100 años de su nacimiento

Valores barthesianos
Diálogo entre Ariel Schettini y Chantal Thomas
En el marco del año Roland Barthes, la escritora y crítica francesa Chantal Thomas dialogará con el escritor y crítico argentino Ariel Schettini.
A las 19 hs.
Malba, Auditorio, Av. Figueroa Alcorta 3415

El teatro del lenguaje, Roland Barthes (1915-1980)
Proyección del documental, realizado esencialmente a partir de imágenes de archivo y numerosas entrevistas que el escritor dió para la televisión en los años 60 y 70, evoca la figura del gran escritor, critico, semiólogo, y figura mayor del estructuralismo
A las 20:30
Malba, Auditorio, Av. Figueroa Alcorta 3415

Ciclo Biblioteca Acústica: Poesía y música con Alcantareya. Folclore de Garage
Ciclo con el que se pretende dar un espacio especial a la música, un espacio letrado. La biblioteca se llena de notas. Conciertos en petit comité, íntimos, cuidados. Instrumentos y voces en diálogo directo con el público. Poesía y música van de la mano
Entrada: $60
A las 19 hs.
Centro Cultural Rojas, Sala Biblioteca, Corrientes 2038

Lichis, gira Modo Avión.
Concierto-presentación en Buenos Aires de la mítica banda española La cabra mecánica
A las 12 hs.
Centro Cultural de España en Bs.As., Florida 943

“Resistencias Tipográficas”
Muestra Colectiva de Afiche. La muestra colectiva Resistencias Tipográficas presenta una cantidad heterogénea de afiches que encuentran en la letra y palabra un recurso visual para interpelar las prácticas artísticas y su contexto social, y a las distintas generaciones de artistas que potencian la palabra poético-política, y subvierten el lenguaje que va del contenido a la forma.
Inauguración.
A las 19hs.
Centro Cultural de la Cooperación, Sala Espacio 1ºs, Corrientes 1543

Épicas íntimas. Memorial
Espectáculo literario musical de Oscar Roberto Ortega (Bosquin Ortega).
Memorial de poesías y canciones interpretadas por su autor, que relatan las epopeyas vinculadas a los fastos y gestas del pueblo chaqueño en su devenir histórico.
A las 19 hs.
Biblioteca Nacional, Sala Augusto Raúl Cortázar, Agüero 2505

Tras los pasos del euskera. La lengua vasca y su presencia en Argentina
En el año del 25º aniversario del programa Argentinan Euskaraz, la exposición se suma a las actividades que toda la comunidad vasca del país realiza cotidianamente para mantener viva y divulgar la lengua de sus abuelos, su lengua.
16 de noviembre al 9 de diciembre
Hall del 3° piso
Biblioteca Nacional, Sala Juan L. Ortiz, Agüero 2505


Jueves 19

Ciclo libro marcado
Los invitados al ciclo que organiza Cecilia Szperling son Graciela Speranza y Carlos Huffmann.
Recorrido por las marcas que los escritores, artistas y filósofos convocados  han dejado en sus libros. Toda intervención es una huella de lectura y detrás de esa huella se esconde el momento de lectura. Los libros que marcamos, los libros que nos marcan. El ciclo pretende ser  una manera de penetrar el momento solitario de una de las actividades más antisociales que existen: la lectura.
A las 19 hs.
Biblioteca Nacional, Sala Juan L. Ortiz, Agüero 2505

Los autores, los libros
Presentaciones literarias: el nuevo poemario de la poeta catamarqueña María del Rosario Andrada, editado por Ediciones del Dock.
Organiza: Espacio Juan L. Ortiz.
A las 19 hs.
Centro Cultural de la Cooperación, Meyer Dubrovsky, Corrientes 1543

Lichis, gira Modo Avión.
Concierto-presentación en Buenos Aires de la mítica banda española La cabra mecánica
Boris Club
A las 12 hs.
Centro Cultural de España en Bs.As., Florida 943

Ciclo Letra y Música: Paloma del Cerro+ Marina Mariasch
El Rojas inicia el ciclo. El músico rockea el poema. El poeta baila. Lo cantamos todos. Y cada mes tenemos una canción nueva. Música y poesía nacieron juntas, crecieron juntas, se autonomizaron y volvieron a juntarse muchas veces en la historia. En nuestro país, las dos artes están en momentos de apogeo pero bastante separadas. Queremos meterle cumbia a la poesía, poesía a la cumbia y rockear todo. Queremos cantar y bailar la poesía joven argentina, queremos recitar las canciones.
Con curaduría de Gabriela Cabezón Cámara.
Importante: Las localidades se retira en Boletería - Planta Baja - dos horas antes de la función.
A las 19 hs.
Centro Cultural Rojas, Sala Batato Barea, Corrientes 2038


Viernes 20

Lichis, gira Modo Avión.
Concierto-presentación en Buenos Aires de la mítica banda española La cabra mecánica
Caras y Caretas (Junto a Albert Pla)
A las 12 hs.
Centro Cultural de España en Bs.As., Florida 943

Seis intentos frustrados para olvidar a Oscar Masotta
Seis intervenciones artísticas en torno a textos del pensador argentino. Música en vivo, lectura de poemas y textos y la proyección de un video con testimonios de quienes lo conocieron, se sucederán en una obra multidimensional que con un carácter experimental explorará fragmentos de la obra de Oscar Masotta como una forma de interrogar al contexto histórico y al contenido de la producción intelectual que caracterizó, y renovó, a las décadas de 1960 y 1970.
A las 17 hs.
Museo del libro y de la lengua, Plaza Boris Spivacow, Av. Las Heras 2555


Sábado 21

Lichis, gira Modo Avión.
Concierto-presentación en Buenos Aires de la mítica banda española La cabra mecánica
Ultra Bar
A las 12 hs.
Centro Cultural de España en Bs.As., Florida 943

Encuentro de escritores
Organizado por Tahiel ediciones.
Encuentro de autores de la editorial. Se presentarán libros y antologías, habrá lectura de cuentos y poesías. Será una actividad literaria abierta al público para dar a conocer a estos escritores independientes que a lo largo de estos años acompañaron la labor editorial del sello.
A las 13 hs.
Biblioteca Nacional, Sala Juan L. Ortiz, Agüero 2505


Lunes 23

Poder y transgresión: seminario sobre lectura y escritura de género
En cuatro clases de dos horas cada una, se llevará a cabo una iniciación a la lectura de género a cargo de Marta Bermúdez.
¿Cómo abordar un relato que se percibe y se configura en la diversidad de la pluma de la mujer? ¿Cuáles son las razones por las que una mujer decide tomar la pluma? ¿Son las mismas que las de un hombre o constituyen un acto político por el solo hecho de escribir?
A las 14 hs.
Biblioteca Nacional, Sala Augusto Raúl Cortázar, Agüero 2505


Martes 24

Club de traductores
Conferencia Tres maneras de traducir poesía
Laura Wittner (Buenos Aires, 1967) es Licenciada en Letras por la Universidad de Buenos Aires, coordina talleres de poesía y traducción y trabaja como traductora para diversas editoriales. Alejandro Crotto (Buenos Aires, 1978) es Licenciado en Letras por la Universidad de Buenos Aires. Ignacio Di Tullio (Villa Adelina, 1982) es poeta. Estudió Ciencias de la Comunicación y Literatura.
A las 19 hs.
Centro Cultural de España en Bs.As., Florida 943

Ciclo de seminarios: El futuro y el presente en el cine clásico de ciencia ficción
A cargo de Gabriel Guralnik. “Cuando se pregunta por el futuro, la ciencia-ficción está, lo sepan o no sus creadores, hablando del presente.
Entrada gratuita
A las 19 hs
Centro Cultural Rojas, Sala Batato Barea, Corrientes 2038

IV Jornadas Internacionales Actualidad del pensamiento de Georg Simmel
Con exposiciones y paneles de especialistas de Argentina, México, Alemania, Inglaterra, Portugal, España y Colombia, entre otros.
El encuentro intenta recobrar el espíritu de su anterior edición en Buenos Aires, en el año 2002, y los ecos de Ciudad de México 2006 y Medellín 2011.
Programa: aquí
24 al 26 de noviembre. De 10 a 18 hs.
Biblioteca Nacional, Auditorio Jorge Luis Borges, Agüero 2505

Galaxia Borges
Museo de la eternidad
Como hay teatro dentro del teatro o ficción dentro de la ficción, el Museo del libro y de la lengua contiene su propio e invertido museo: el de la Eternidad o Galaxia Borges. En este museo se presentan las huellas de la empresa que algunos consideran fracasada y otros triunfante, de vencer al tiempo. Varios escritores imaginaron modos de la eternidad: Jorge Luis Borges, Macedonio Fernández, Leopoldo Marechal, Adolfo Bioy Casares, Ricardo Piglia.
Museo del libro y de la lengua, Auditorio David Viñas, Av. Las Heras 2555


Convocatorias

Beca Michael Jacobs para periodistas de viajes (Colombia)

Género: Periodismo
Premio: 5.000 USD y edición
Abierto a: sin restricciones
Entidad convocante: Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano -FNPI- y el Hay Festival Cartagena
País de la entidad convocante: Colombia

Fecha de cierre: 22 de noviembre de 2015
Más información: aquí

martes, 17 de noviembre de 2015

Brooklyn y medio

A veces el fin justifica los medios. Cualquier artimaña es válida para hacer que alguien se enganche con la lectura. Cuando un libro llega a las manos de alguien que empieza a convertirse en lector y logra iniciarlo en el gusto por seguir leyendo el logro es inmejorable. Libro de arena publica una impresión de lectura acerca de Brooklyn y Medio, de Juan Sasturain, de un joven lector recién iniciado.



Por Fabricio Méndez*


Mi libro favorito es Brooklyn y medio de Juan Sasturain. Es una novela policial y de suspenso corta, que tiene como protagonistas a Martín Solari, un adolescente paseador de perros, y a un ex jugador de básquet profesional de los Estados Unidos de Norteamérica. Ambos se ven involucrados en un accidente automovilístico que termina evitando un atentado terrorista. Y sin saber cómo ni por qué son secuestrados por una corporación que los obliga a descubrir y desmantelar a la red terrorista. Humor, absurdo, romance, acción y misterio son condimentos de un relato organizado por un narrador en tercera persona. Una vez unidos luego del incidente, ya envueltos definitivamente en una trama de enredos, persecuciones , incendios y muertes, la historia va adquiriendo agilidad a medida que avanza la lectura. El libro me lo regaló mi mamá con la pérfida convicción de que serviría para que me enganchara con la lectura desde ahora que soy chico. Por el momento el plan funcionó, ya que el libro de Sasturain me atrapó desde el comienzo y no lo pude largar hasta terminarlo. En la actualidad me encuentro leyendo otro libro de él, La lucha continúa, que también me parece muy bueno, pero si tengo que elegir y recomendar uno, ese es Brooklyn y medio, mi primera lectura.



Brooklyn y Medio
Juan Sasturain
Buenos Aires, Sudamericana, 2013

















*Fabricio Méndez  es alumno del colegio Issac Newton. También practica natación desde los ocho años en el Club Independiente y es un apasionado lector en potencia gracias a su mamá.