Una casa con historia

Analía Miglioranza, psicóloga y psicopedagoga, es instructora con jefatura a cargo del equipo de residentes en Psicopedagogía del Centro de Salud Nº 15 del barrio de San Telmo. Con ella estuvimos conversando sobre el espacio de animación a la lectura que se desarrolla todos los jueves a las 14 hs. en la sala de espera.



Por María Laura Migliarino


AM: Cuando ingresé a la institución, transitando mi residencia en el año 2012, el espacio de lectura funcionaba desde hacía mucho tiempo. Lo llevaban adelante residentes de psicopedagogía. A lo largo de los años se fueron sumando residentes de  enfermería en Atención Primaria de la Salud y de la Residencia Interdisciplinaria de Educación y Promoción para la Salud (RIEpS). Esto permitió trabajar de una manera interdisciplinaria y dio lugar a nuevas observaciones que enriquecieron el trabajo cotidiano.

MLM: ¿Cómo funciona este Rincón de Lectura?

AM: El Rincón de Lectura se lleva a cabo en Sala de Espera, por lo que le da un tinte de espontaneidad. Es un rincón en sentido literal, decorado y pintado. Todas las semanas recibe a un grupo de niños que esperan ser atendidos por pediatría o vienen a la entrega de leche. Se pensó a propósito ese horario porque son los momentos en los que hay más niños en el CeSAC. Por cómo fue implementado, este proyecto tiene que ver con brindar la posibilidad de que los niños puedan tener otro rol en la espera y que el cuerpo entre a jugar de otra manera.

MLM: Y más allá del interés de generar un encuentro con la literatura, ¿qué otras cuestiones caracterizan a este espacio?

AM: Por un lado esto que te nombraba en relación al cuerpo. Por ahí un niño viene a pediatría y su cuerpo es manipulado a los fines de la medicina, de los cuidados, de los controles. En este caso, se trataría de que el niño pueda jugar con su cuerpo de otro modo. Por otro lado hay otro dato que para mí es importante y tiene que ver con la población que acude al CeSAC. Una población con bastante vulnerabilidad social, la mayoría con sus necesidades básicas insatisfechas, familias que viven en inquilinatos, en casas tomadas, en hoteles, en el asentamiento Rodrigo Bueno… Muchas veces viven familias enteras en una habitación pequeña, donde jugar se torna casi imposible. No hay un espacio propicio para eso. A veces ha pasado que determinadas instituciones tengan carteles que prohíben el juego. Entonces se trata de darles la posibilidad de que tengan el acercamiento a un objeto cultural, de que jueguen con el libro, de que pasen un momento placentero. Brindar la posibilidad de un “más allá”, de esa realidad tan dura que muchas veces viven. Es una puerta a la imaginación que tiene relación en el armado subjetivo de cada niño. Nos interesa la infancia y tratamos de preservarla desde los espacios que tenemos. Y brindar esos momentos de encuentro es un modo de hacerlo.

MLM: En algunos Centros de Salud los espacios de lectura tienen una fuerte vinculación con lo terapéutico. ¿Cómo funciona aquí?

AM: Explícitamente aquí, no. Puede pasar que veamos alguna dificultad en el niño, por “X” motivo, y uno puede llamarle la atención al médico que va a verlo después, o se acerca y habla con la madre y dialoga un poco con ella, como para ver cómo anda en la escuela… Si está yendo o no… Si está yendo a otros espacios del CeSAC. También difundimos los espacios que tenemos, tratando de que los niños los aprovechen al máximo. Otra cosa que se da es la lectura vincular. El niño se acerca solo, o nosotras lo convocamos, y permanecen ahí, con nosotras. Algunos leen solos, otros quieren que la profesional les lea. Pero hay veces que los nenes no quieren acercarse al espacio. Entonces se le ofrece al padre para que pueda leerle.

MLM: ¿Y realizan alguna actividad pautada? ¿O ponen los libros para que los chicos se relacionen con el objeto de la manera que sea en ese momento?

AM: Es variado y depende del equipo que lo esté llevando a cabo. En algunos momentos se lleva música y esto forma parte del encuadre. La Sala de Espera se convierte en otro espacio. Se disponen almohadones en el piso en forma circular. A veces se realiza una actividad pautada; se lee un cuento para todos y después se realiza  un títere o un dibujo (que se pega en una cartelera para que los nenes se reconozcan en ellos cuando vuelvan). Hemos llevado masa de sal para que construyan personajes, caligramas… Va variando. Otras veces, simplemente es disponer de los libros y que los niños se vayan acercando. A veces hay algo de lo institucional que uno no controla y da lugar a alguna actividad más espontánea.

MLM: ¿Y quiénes se ocupan del espacio en la actualidad?

AM: Ahora hay dos residentes de primer año de Psicopedagogía y una residente nutricionista de la RIEpS. En marzo comienzan las residentes de tercero de Psicopedagogía. Ahí lo más probable es que por tres meses estén a cargo ellas dos solas. Psicopedagogía sostiene el espacio a lo largo de todo el año.

MLM: ¿Con qué tipo de bibliografía cuentan?

AM: En su mayoría tenemos libros para niños pequeños, la población que más asiste son los chicos de cuatro o cinco años, una población chiquita que utiliza libros que se pueden manipular, que ofrecen historias o acciones muy breves.Tenemos cuentos breves con imágenes, novelas (aunque la novela no convoca mucho).

MLM: ¿Y  material para adultos?

AM: En algún momento tuvimos revistas, por si alguno quería mirar alguna, pero la actividad está pensada como te decía antes, en el niño y en que el adulto pueda acompañar ese recorrido.

MLM: ¿Además de la Sala de Lectura tienen biblioteca?

AM: No tenemos biblioteca, pero si surge el interés de algún niño de llevarse algún libro, se hace el préstamo. Registramos los datos, pero tiene que ser por el interés del niño. Nos gustaría tener una biblioteca.

MLM: ¿Y en qué otras instancias se utilizan los libros?

AM: Como psicopedagoga los uso en el consultorio. De hecho trabajamos mucho con textos literarios. Tenemos una biblioteca con libros para usar en los consultorios.
Hay algo que me gustaría comentar y es que todos los que ingresamos a la Residencia, en primer año, realizamos un curso de Promoción de la Lectura donde tenemos un primer acercamiento a distintos materiales y propuestas de trabajo. Esto es muy interesante porque muchos de nosotros descubrimos allí otra manera de vincularnos con los libros. Yo lo hice en el 2012 y fue muy variado. A cada encuentro iba un invitado particular, y cada uno llevaba una dinámica distinta.

MLM: Muchas veces pasé por la puerta de este CeSAC pero nunca me había dado cuenta de que aquí funciona un Centro de Salud…

AM: Es diferente, es verdad. Esta casa era de la familia Piccardo. La donaron en 1943. Primero fue un Centro de Puericultura. Y en 1971 pasó a convertirse en el Centro  Monovalente de Salud Mental N° 2. En 1990, ingresan otros profesionales y empieza a ser un Centro de Salud Polivalente. La casa es antigua y la institución tiene esa historia, fue cambiando.

MLM: Es que es una típica casa de San Telmo que a simple vista no responde a las construcciones de los CeSAC que se fueron construyendo en los últimos años. Todos son muy similares, este no.

AM: Te imaginabas otra cosa, ¿no? Nosotros nos vamos aggiornando. Y lo que tiene es que es un Centro que es muy cálido. Somos muchos profesionales los que estamos trabajando. Residentes y de planta.  La característica de este CeSAC es que trabajamos en interdisciplina. Todos los dispositivos que hay son interdisciplinarios, y todos tienen su reunión de equipo que se cumple todas las semanas. Y es algo que para mí le da otro tinte. No solo en la calidad de lo que se ofrece al público, sino en la calidez. Y esto le aporta un plus al trabajo.
Una casa con historia, un grupo de trabajo comprometido y la sonrisa que se dibuja en la boca de la entrevistada cuando habla de calidad y calidez. Definitivamente, el vínculo del niño con la lectura dependerá de que el adulto mediador pueda acercarse, motivarlo, con una buena historia y con esa misma sonrisa.

Centro de Salud Nº 15
San Telmo

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Liliana Cinetto: "Puedo estar sin narrar, pero no puedo estar sin escribir."

Juan Rulfo. Narrar la muerte

La velocidad de la música